10/07/2020

Corrientes se enfrenta a la evaluación de la fase 5 de la cuarentena

Entre los nuevos casos de covid-19 y la reactivación del transporte y el turismo interno, el Gobierno define la estrategia a seguir. 


El pasado 25, el gobernador anunció la incorporación de más actividades en el marco del aislamiento social, preventivo y obligatorio por el covid-19. De esa manera, Corrientes ingresó a la fase 5 del confinamiento y eso representó un alivio para muchos, no solo para la comunidad en general, sino para los comerciantes en particular, ya que venían soportando el impacto económico por el parate. 
En este contexto, recién esta semana comenzaron a funcionar bares y gimnasios, pero con la consigna de implementar un estricto protocolo con normas preventivas para evitar contagios. 
La idea de que se flexibilice aún más el confinamiento es real, es algo que se analiza puertas adentro del Gobierno que conduce Gustavo Valdés. Pero en este contexto, la marcha atrás, a una fase anterior, también lo es. Todo dependerá del comportamiento social, de la implementación de todas las normas preventivas que ya son conocidas como el uso de barbijos, el distanciamiento social, el uso de alcohol en gel o gliserado, entre otros. Ahí radica la clave de la liberación y, en este sentido, el gobernador ya mostró actitud al respecto, no le temblará el pulso para retroceder, como para avanzar.
Como prueba de eso, está lo que sucedió en el barrio San Marcos de esta capital cuando aparecieron casos y se bloqueó todo el barrio. Fue una decisión difícil, lo reconoció Valdés en su momento, pero también necesaria. Así se evitó la propagación del virus.
Pero no todo será como antes del confinamiento, la vuelta del transporte interprovincial tendrá, al igual que todo hasta ahora, su protocolo. En líneas generales, será entre las localidades denominadas “zonas blancas”, donde no hay casos y con las medidas necesarias para evitar contagios. 

Turismo

En cuanto al turismo, que será interno, la cuestión es diferente. No significa que se podrá ir el próximo fin de semana de paseo a los esteros del Iberá o a ver a un familiar del interior, sino que se estudia habilitar la parte comercial. Por ejemplo, se podrán comprar paquetes y pagarlos en cuotas, para un viaje en un futuro no muy lejano. 
No obstante, todo está por verse, el gobernador mira con lupa el comportamiento social. Maneja información certera acerca del cumplimiento de las medidas por parte de la comunidad y cómo se mueve. De hecho, ya llamó en reiteradas ocasiones “a no relajarse”. Este es parámetro suficiente para saber que el avance a una nueva fase o el retroceso de la misma corren por la misma suerte. Ninguna de las opciones tiene ventaja y a Valdés no le temblará el pulso. Así, el próximo domingo se conocerá el futuro de la marcha del confinamiento en Corrientes.

La responsabilidad social

El gobernador Valdés dijo ayer que "la gente tiene que tener muchísimo cuidado porque así como llegamos a la fase 5, gracias a lo que hicimos bien, perfectamente podemos volver a la fase 1".
"No me gustaría tener que dar una marcha atrás, pero no puedo permitir que a partir de una juntada los casos crezcan", agregó el mandatario en una entrevista a radio Mitre Corrientes, en relación a varias aglomeraciones sociales que se detectaron, tanto en la capital como en el interior.
En cuanto a la situación de Mocoretá, en donde volvieron a la fase 1, explicó que  "el trabajador que se enfermó pidió perdón, pero no es su culpa enfermarse". “Continuará la zona aislada hasta que se logren controlar los contagios”, aseguró Valdés.