14/07/2020

Furia en EE. UU.: Trump amenaza con desplegar el ejército si continúan los disturbios


Foto: Eric Baradat/AFP/Getty Images
 

El presidente Donald Trump prometió este lunes restaurar el orden en Estados Unidos tras el mayor estallido de protestas en décadas por la muerte de un ciudadano negro en manos de un policía blanco, amenazando a los estados con desplegar a los militares si no cesa la violencia.
Una semana después de que la muerte de George Floyd, un hombre negro de 46 años que fue asfixiado por un policía blanco que lo inmovilizaba en Mineápolis, las protestas se extendieron de costa a costa y las manifestaciones en su mayoría pacíficas derivaron la noche del domingo en disturbios.
En la capital, Washington, se registraron desórdenes en las inmediaciones de la Casa Blanca con destrozos, fuegos encendidos por los manifestantes, banderas estadounidenses en llamas y muros pintados con consignas contra la policía.
La Casa Blanca quedó a oscuras y el presidente tuvo que ser alojado en el búnker.
“Lo que pasó en la ciudad anoche [el domingo] es una deshonra absoluta”, dijo Trump al mismo tiempo que la policía dispersaba una protesta a pocos metros de la sede gubernamental, y anunció que desplegará militares en la capital para detener “los disturbios, los saqueos, el vandalismo, los ataques y la destrucción gratuita de la propiedad”.
“Estoy enviando miles y miles de soldados fuertemente armados”, aseguró y amenazó al resto de ciudades que si no toman decisiones para frenar las protestas va a desplegar al ejército estadounidense para “arreglar rápidamente el problema”.
Poco después de que la policía despejó a los manifestantes apostados fuera de la iglesia de Saint John, un histórico edificio cerca de la Casa Blanca dañado el domingo por la noche al margen de la protesta, Trump llegó al lugar con una Biblia.
Este lunes la alcaldesa de Washington adelantó en cuatro horas el inicio del toque de queda, que comenzó a las 19 hora local. En Nueva York, la restricción de movimiento comenzará a partir de las 23 locales.
Durante la jornada, Trump responsabilizó a la “izquierda radical” de las movilizaciones y criticó a los gobernadores por “débiles” y los instó a “imponerse”.
Estas protestas se producen en un momento en que más de 100.000 personas han muerto en Estados Unidos por el nuevo coronavirus, y en que las medidas tomadas para mitigarlo han dado un fuerte golpe a la economía en un año electoral.
La epidemia ha tenido un impacto devastador en la comunidad negra y algunos estudios muestran que esta población sufre una mortalidad hasta tres veces más que la de los blancos.
 
Dos autopsias
 
La familia de George Floyd difundió este lunes los resultados de una segunda autopsia, que señalaron que la policía le causó una asfixia mecánica, contradiciendo las conclusiones de una necropsia preliminar.
Los resultados definitivos entregados por las autoridades del condado de Hennepin también se alinearon con esta tesis y dictaminaron que Floyd murió por “homicidio” debido a una “compresión del cuello”.
También revelaron que la víctima había consumido fentanilo, una potente droga sintética.
Las imágenes de la muerte de George Floyd, después de que el policía que lo inmovilizó presionara su rodilla contra su cuello durante nueve minutos, indignaron a la opinión pública.
Trump condenó la muerte de Floyd, pero también se refirió a los manifestantes como “matones”.
En Minneapolis, el hermano del fallecido visitó un memorial improvisado en el lugar del incidente. Terrence Floyd tomó un megáfono y dijo: “Dejen de pensar que nuestras voces no importa y voten” y pidió que cese la violencia.
En el centro de la polémica está el tratamiento judicial que tendrá el agente arrestado por la muerte, Derek Chauvin, a quien se le imputaron cargos por homicidio involuntario, y debía comparecer este lunes ante un tribunal, pero cuya audiencia fue aplazada para el 8 de junio.
En muchas protestas, los manifestantes se pusieron de rodillas, en un gesto popularizado por los deportistas para denunciar la violencia policial que sufren los negros en Estados Unidos.
Varios videos mostraban a policías en Santa Cruz, California, Nueva Jersey y Michigan haciendo el mismo gesto para entablar un diálogo con los manifestantes.
Pero en otra docena de ciudades la tónica fue el despliegue de unidades antidisturbios y de efectivos de la Guardia Nacional. Esta respuesta estuvo acompañada del uso de vehículos blindados para transportar a las tropas, así como de gas lacrimógeno y balas de goma.
 
Con información de AFP