24/09/2020

Dirigentes y clubes alistan el protocolo para la vuelta de los entrenamientos

Mañana, la cúpula dirigencial de la AFA y representantes de las instituciones comenzarán el trabajo de elaboración de las medidas preventivas. La premisa es que desde el 1 de julio los planteles puedan trabajar “en grupos”.  


Dirigentes de la AFA se reunirán mañana, de manera virtual, para empezar a programar protocolos sanitarios con el objetivo de volver a los entrenamientos, inicialmente en grupos, a partir del mes próximo, con la meta final del retorno del fútbol en Argentina en principio para septiembre.
El anuncio realizado por el presidente de Lanús y miembro del comité ejecutivo de la AFA, Nicolás Russo, sobre este encuentro y hacia dónde apunta, está intrínsicamente ligado con los vencimientos de los contratos, que tendrá lugar masivamente el próximo 30 de junio.
Por eso, cuando cada club tenga determinados sus planteles desde el 1 de julio en adelante, se volverá, siempre y cuando las autoridades sanitarias lo habiliten, a entrenar con los protocolos correspondientes.
Pero hasta entonces, y para no arriesgar eventuales lesiones de los futbolistas que están entrenando en sus domicilios por la cuarentena originada en la pandemia de coronavirus, especialmente aquellos a los que precisamente se les vencen sus contratos a fin de mes, es que varios clubes decidieron licenciar a sus planteles durante este mes, tales los casos, por ejemplo, de Boca Juniors y Banfield, entre más.
Como los trabajos on line son tutelados por los entrenadores y preparadores físicos, lo que significa regular esas prácticas como "normales", una eventual lesión de un futbolista a punto de terminar su contratación, si demanda un tiempo prolongado de recuperación, hace automáticamente extensiva la prolongación del contrato, algo que por supuesto no ocurriría estando licenciado.
Es que en el acuerdo alcanzado por la AFA con Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA) se estableció que los contratos podrán renovarse a partir del 1 de julio y como medida excepcional por la situación actual, por seis meses, en vez del año que como mínimo debe tener la contratación.
Claro que esto implica que los jugadores que vayan a quedar libres a fin de mes, si no es intención del club, o de ellos mismos, seguir vinculados, podrán no renovar esos compromisos. Ese acuerdo no contó con muchas voces disonantes aunque en la mayoría de los casos son más perjudicados los futbolistas que las instituciones. El único que alzó su voz en contra, y con mucha vehemencia, fue el experimentado goleador de Lanús, José Sand, que justamente el mes próximo cumplirá 40 años.
Pepe Sand sostuvo que el regreso de la actividad es algo que no imagina, "porque nadie sabe cómo se va a jugar, cuántos jugadores quedarán en los clubes, sobre todo los del ascenso, y qué será del futuro de los demás. En cualquier momento nos dicen que van a ser partidos de cinco contra cinco”, ironizó.
La supresión de los descensos y como lógica consecuencia el aumento de equipos en primera división provocado por los ascensos para las dos próximas temporadas de la todavía virgen Liga Profesional de Fútbol (LPF), que remite a un campeonato multitudinario como el ideado en sus últimos años por Julio Grondona, vuelve a cobrar entonces visos de realidad, con la posibilidad manifiesta de retornar a los 30 equipos para el certamen de 2022.
Esta chance se reflotó, y emergieron, en las últimas horas, las versiones surgidas hace aproximadamente un mes atrás respecto de la idea de convalidar ahora dos ascensos "por escritorio" desde la Primera Nacional (uno sería San Martín de Tucumán y el otro se determinaría entre Atlanta y Defensores de Belgrano), y jugar un torneo corto que termine a fin de año con dos ascensos más a primera.
De esta manera, habría ya 28 equipos en primera división en 2021, que llegarían a 30, con los ascensos del año próximo, en 2022.
Esta alternativa se vio fortalecida hace poco más de 48 horas, cuando el nuevo tesorero de la AFA, presidente del Consejo Federal y hombre de fuerte vínculo con Claudio Tapia, el santiagueño Pablo Toviggino, se contactó con el titular de San Martín, de Tucumán, Roberto Sagra, el enfático y solitario demandante de ascender "sin jugar más" a primera división, y este último anunció que había quedado "conforme" con lo hablado y ya no seguiría con sus reclamos.
Con todo este bagaje de informaciones y "soluciones" encontradas en el camino de la cuarentena,  los dirigentes evaluarán los protocolos utilizados en la Bundesliga y la Liga de España, más el de la Conmebol, cuyas características son compatibles con las propuestas que ya le presentaron a la AFA los clubes Racing, Vélez Sarsfield, Talleres, de Córdoba y Godoy Cruz, de Mendoza, y que todavía no se tomaron en cuenta.