12/07/2020

​Habilitaron el centro para reclusos con covid-19: “Estamos poniendo la salud pública al alcance de todos”, dijo Valdés


El gobernador Gustavo Valdés dijo este lunes que se debió adecuar el sistema sanitario provincial “con el mismo ahínco” para todas las personas, “respetando los derechos humanos”, porque el Estado debe invertir para “lograr la igualdad” de posibilidad de acceso a la salud pública de todos en medio de la pandemia por el nuevo coronavirus.
“Nos encontrábamos con un debate en la sociedad sobre si necesitábamos tomar medidas para la población penal más vulnerable, porque científicamente está comprobado que el coronavirus suprime la vida en el caso de tener afecciones. Y así lo hemos hecho: a aquellos que necesitaban, se les otorgó la externación, como por ejemplo una persona que debía ser dializada, y así se actuó”, dijo Valdés en el acto de inauguración del Centro de Salud Penitenciario San Cayetano, un hospital de campaña exclusivo para reclusos con covid-19.
“No podemos olvidarnos de la población penal, que son 1.000 en la capital y 700 u 800 en el resto de la provincia, en Goya, Paso de los Libres y las unidades de detención de la policía”, dijo el gobernador en el acto, acompañado por el vicegobernador Gustavo Canteros; el presidente del Superior Tribunal de Justicia (STJ), Luis Rey Vázquez, y el intendente de la Capital, Eduardo Tassano, entre otras autoridades.


“Tenemos que adecuar el sistema sanitario con el mismo ahínco como lo hacemos para todas la  personas, respetando los derechos humanos. El Estado tiene que hacer una inversión fuerte para lograr esa igualdad”, aseguró.
Así nació la idea de construir el hospital de campaña en la Unidad Penal Nº 6 de San Cayetano, un centro de contención de menores, los cuales (8 internos en total) fueron trasladados a otro edificio, con “sus comodidades”. “De este modo, hemos concretado la igualdad de derechos de las personas que hoy están en riesgo ante esta pandemia de nivel mundial”, agregó.
“El peor estado en que puede estar un ser humano es el estar privado de su libertad y ahí debe estar el Estado con toda su fuerza”, dijo y mencionó que “uno de los primeros en recibir el tratamiento de plasma convaleciente es un interno de 65 años de la Unidad Penal Nº 1 y está dando buenos resultados. Estaba muy complicado y se está recuperando con buena evolución. Ese procedimiento lo vamos a usar con cualquiera, porque estamos poniendo la salud pública al alcance de 1.100.000 correntinos”, aseveró.  


El gobernador agradeció al Ministerio de Salud y al Comité de Crisis de la Provincia, que “ha hecho posible tener la tecnología”; al Servicio Penitenciario Provincial (SPP), que “ha hecho posible que adaptemos este sistema”, y al Ministerio de Obras Públicas, cuyo “trabajo fue rapidísimo”. Sobre lo ocurrido en Mocoretá, donde el fin de semana se detectaron 8 casos positivos de covid-19, dijo que se están analizando los “nexos de contagios para seguir la trazabilidad del virus” y que “no perdamos la noción de cómo se van contagiando”.
La localidad continuará esta semana en fase 1 de la cuarentena. “No hay que bajar los brazos”, alentó.
“El domingo fue el primer día que pudimos volver a tener contacto con nuestros familiares y [el sábado], con nuestros amigos. Quiero pedir a toda la población que tengamos moderación, cuidado, que aprovechemos esta libertad que nos permiten las circunstancias para usarla con responsabilidad. Los excesos no son buenos”, pidió.
Reiteró que “la guerra contra el coronavirus no está ganada” y reclamó el uso de barbijo y mantener el distanciamiento social y la higiene de manos. “No podemos tirar el esfuerzo de tantos días por la borda”, señaló.
“No creamos que ganamos la batalla contra el coronavirus, que se está llevando vidas en la Argentina. Hay que pensar en todos y, en especial en los más vulnerables”, reflexionó.

EL PRIMERO DEL PAÍS

Construido en tiempo récord, el Centro de Salud Penitenciario San Cayetano cuenta con 37 camas, 9 de terapia intensiva y 28 de internación general, está equipado con respiradores, monitores multiparámetricos y tanques de oxígeno propios.
Las instalaciones se completan con áreas Médica, de Enfermería, Odontológica y de consultorios, puestos sanitizantes, 41 cámaras de seguridad y redes propias de telefonía e Internet. Así se busca garantizar la comunicación permanente con el Comité de Crisis y el hospital de campaña de Escuela Hogar.

“Se trata del primer centro de salud penitenciario del país para tratar casos de covid-19, y su diseño cumple con los más altos estándares de salud y seguridad establecidos por la Convención Americana de Derechos Humanos y el Comité Provincial contra la Tortura”, destacó Valdés.