11/07/2020

Bares, restaurantes y gimnasios abren sus puertas con estrictos protocolos

Corrientes, Chubut y Santa Cruz son las únicas tres provincias donde se reabren estos rubros. Entre las expectativas y la preocupación por cubrir los costos, los comercios se alistan con fuertes medidas de distanciamiento. 


La “nueva normalidad” hace su estreno desde este lunes en la provincia de Corrientes, la primera en pasar a la fase 5 de flexibilización de la cuarentena y una de las tres únicas del país donde los gimnasios pueden volver a recibir alumnos. 
Los bares y restaurantes son el otro rubro –muy golpeado por la situación económica– que pueden también reestrenar atención. Y tanto unos como otros trabajan a contrarreloj para una implementación rigurosa de los protocolos sanitarios que garanticen el distanciamiento social y la prevención del contagio del covid.
“Todo el país va a estar mirando cómo nos va, cómo implementamos y qué sucede en Corrientes. Solo Santa Cruz y Chubut van a volver a abrir hoy, como nosotros”, apuntó Vicente Faría, representante de la Asociación Correntina de Gimnasios, en diálogo con La República.
Con expectativas y preocupación casi en partes iguales, la principal restricción es la de la capacidad de alumnos por turno. Solo una persona cada 2 metros cuadrados. “Eso nos permite trabajar solo con el 30 % del aforo total de alumnos. Algunos gimnasios solo pueden cubrir sus gastos con un 70 % de los clientes, no sabemos cómo vamos a sostenernos. Durante la cuarentena cerraron ocho gimnasios y otros dos están en suspenso hasta que puedan retomar”, explicó el presidente de la cámara.
No obstante, precisamente por ese apremio, desde el sector apuntan a “ser muy respetuosos de los protocolos. En la medida en que funcione de manera segura, podremos lograr mayores flexibilizaciones”, indicó.
Así, los gimnasios se convertirán también en espacios de detección temprana de posibles síntomas de covid-19, ya que uno de los requerimientos es que cada asistente presente una declaración jurada donde detalle su situación de salud, si tuvo contacto con personas que viajaron o que hayan padecido la enfermedad, si tienen tos, fiebre u otros indicadores que pueda ayudar a generar una “trazabilidad en caso de potenciales contagios”, explicó el referente.
Las declaraciones juradas –que cada gimnasio le brindará a sus alumnos para completar y firmar– estarán disponibles para que inspectores sanitarios o municipales puedan revisar cuando así lo consideren. Y deberán ser renovadas cada 14 días. “Volvemos con la expectativa y la ilusión del primer día y con mucho compromiso”, aseguró Faría.


Por otra parte, quienes regresen desde hoy a la actividad física en los gimnasios deben saber que sus monitores y profesores estarán aún más atentos a su ejercitación que lo habitual. “Hay que controlar que cada uno se sienta bien y no se sobrexija, ya que ejercitar con barbijo o tapabocas es complicado por la oxigenación. Deberán ser ejercicios con tiempos cortos, descansos y mucho cuidado”, apuntó. Del mismo modo, cada alumno deberá llevar sus propios elementos personales: botella de agua y toallas, y no podrá utilizar los vestidores.
Cada turno de ejercicios durará unos 50 minutos y, entre cada turno, habrá un periodo de limpieza y desinfección de unos 15 minutos. “Muchos presentaron sus documentos para la habilitación y no todos la consiguieron todavía, llevará algún tiempo que se vayan habilitando más locales”, opinó también, en tanto se estima que un 50 % de los gimnasios de la ciudad podrá comenzar a trabajar desde este lunes.
“El sedentarismo, el aislamiento, el estrés de toda esta situación hace que mucha gente pudiera valorar más la posibilidad de una ejercitación cuidada y controlada”, expresó.
En esta nueva etapa además se espera que los gimnasios incrementen el valor de la cuota entre un 50 y un 60 por ciento que las tarifas que manejaban prepandemia, para poder solventar los costos operativos. “Volvemos a trabajar sabiendo que será a pérdida”, argumentó.
“Corrientes será desde hoy una vidriera para colegas de gimnasios de todo el país, que estarán mirando cómo funciona esta reapertura; y nuestros protocolos e implementación servirán de modelo para las otras provincias”, destacó. “Sabemos que la reapertura está supeditada al buen funcionamiento de los protocolos y a que no aparezcan contagios, confiamos en que la flexibilización sea progresiva, que se sumen los días sábados”, deslizó al final.
Ante un caso sospechoso, o hisopado positivo, se cerrará el gimnasio por 15 días y será obligatorio proveer al Comité de Crisis el listado de alumnos.

Reservas y cartas virtuales

La innovación se impuso en el rubro gastronómico desde el inicio de la cuarentena. Con el cierre obligatorio de los salones al público desde una semana antes del decreto presidencial que dispuso la emergencia sanitaria, bares y restaurantes debieron volcarse al envío a domicilio. Y ahora, alistan otras innovaciones que permita cumplir con los protocolos sanitarios y volver al trabajo en un nuevo contexto. “Las ventas del delivery representaron el 10 % de lo que normalmente se elaboraba en nuestra cocina”, explicó el propietario de un bar y restaurante de la ciudad.
“El reacondicionamiento de los espacios es lo principal, para que la gente pueda mantener la distancia. Se puede atender a mesas de cuatro personas, con dos metros entre cada mesa. Quedaron disponibles unos 94 lugares, que podrán ser ocupados por turnos de una hora y media por los comensales”, explicó Maximiliano Álvarez, propietario de un restaurante ubicado en una antigua casona con patio sobre calle San Juan al 400.
Aunque la capacidad del lugar habilitaba antes de la pandemia el ingreso de unas 700 personas por noche, ya que el servicio se prestaba en una barra y gradas en el patio, ahora el sistema incluye diversas modificaciones. “Las cartas van a ser descartables. Y también modificamos el menú, para que el 90 % de los platos se pueda comer con la mano y evitar el uso de vajilla. Solo las pizzas podrán servirse en platos con cubiertos. Vamos a desinfectar los vasos de vidrio en baldes con alcohol, pero también podrán optar por vasos descartables”, detalló el comerciante a La República.
Entre otras ideas, apuntan a habilitar una carta digital, para que los pedidos puedan hacerse desde las mesas por celular y evitar filas en la barra. Lo mismo para el pago, podrá ser en efectivo o a través de medios electrónicos, desde la silla de cada uno. “Pondremos unas banderitas en las mesas, para que los comensales puedan llamar al personal si necesitan algo”, explicó.
Además, trabajajarán con una modalidad de reserva. “Se cobrará 250 pesos al reservar, que quedarán a cuenta de la consumición posterior. Y comenzaremos a trabajar también por la mañana y al mediodía, algo que antes no hacíamos”, anticipó. El martes será la primera prueba piloto, “así veremos cómo funciona y podremos cambiar lo que haga falta en la dinámica”, explicó. 

Cafés al paso y oficinas

Para Alcides Romero, propietario de un mítico café de la ciudad ubicado en la esquina de Salta y Pellegrini, el de hoy será también un nuevo comienzo. Allí solo pudieron trabajar con delivery durante la cuarentena y los clientes habituales comenzaron también a retirar sus desayunos, uno de los horarios más fuertes de trabajo del establecimiento, que trabajó siempre a puertas cerradas.
“Las ventas por delivery nos ayudaron a pagar los costos del personal”, indicó. Ahora, con guantes, alcohol, barbijos y mucha lavandina tienen el local listo para reabrir esta mañana. “Nuestros clientes habituales son de las oficinas céntricas. Con el regreso progresivo a la actividad, esperamos recuperarnos. También nos sumamos a plataformas como la de Pedidos Ya, para poder vender comida de lunes a jueves”, apuntó al final.

Ciclismo libre y con barbijo

La Comuna capitalina informó que desde hoy se habilitará la práctica del ciclismo en la costanera y el parque Mitre. Se podrá circular de lunes a sábados, de 10 a 12 y de 19 a 21, sin necesidad de tramitar permisos, pero con el uso obligatorio de tapabocas.