10/07/2020

​Pérez Roldán confesó el maltrato sufrido de parte de su padre

El extenista relató lo mal que la pasó con su progenitor, que a la vez era su entrenador. Casi 30 años después, contó sobre los golpes que recibió.   


El tandilense Guillermo Pérez Roldán fue un tenista exitoso que llegó a ser número 13 del mundo a principios de los 90, pero hoy, a los 50 años, reveló que su padre y entrenador de aquellos tiempos, Raúl, le “pegaba trompadas” y le “daba cintazos cada vez que perdía un partido”.
Pérez Roldán está radicado en Santiago de Chile, donde fue entrenador de los locales Nicolás Massú y Christian Garín, y desde allí le confesó a La Nación “una parte” de los maltratos que recibió de su progenitor mientras era su técnico.
“Hubiese preferido tener un peor entrenador y un mejor padre. Me da mucha pena contar esto, pero él fue tan bueno con el sistema de trabajo que creó, que tendría que haber sido (Carlos) Gardel, pero descargaba sobre mí una exigencia tal que perdí un padre”, reveló. “Hubiera sido mejor que él fuera un gran profesor de tenis y yo un buen abogado, porque esa fue una parte negra de mi vida. Sufrí su maltrato físico y todos lo sabían. La cosa fue conmigo, y con mi hermana (Mariana) al principio. Pero cuando empecé a facturar yo, ella pasó a un segundo plano. Fue un técnico fantástico, pero un padre de mierda”, disparó.
Pérez Roldán sostuvo que “no podía ser que ganar un partido significara un alivio, y en determinados momentos, en vez de poder disfrutar a los 19 años”, ya no podía más. “Por eso un día le dije que siguiera su camino y yo haría el mío, y si alguna vez necesitaba un técnico, lo llamaba. Comprate un campo, andá a los caballos, no sé, pero déjame tranquilo, le pedí”.
“Pero después de él no tuve otros técnicos y jugué muchos años solo. Entonces me llevaba a mis amigos, a algún entrenador sustituto como Roberto Carruthers, con quien viajé a dos torneos y gané ambos, pero después él no pudo acompañarme más”, recordó .
“Todo el mérito tenístico sí se lo doy a mi papá, porque creó un diccionario de lo que había que hacer para triunfar en este deporte, pero yo me estoy refiriendo a la parte familiar. En 1987 gané tres torneos de ATP siendo junior, porque tenía 17 años”, precisó Pérez Roldán. 
“Y otra vez, en 1993, después de Roland Garros, estábamos en Génova, y como tenía el día libre antes de jugar fuimos a ver a Mariano Zabaleta (que corroboró esos maltratos), que jugaba el Avvenire de Milán. Cuando volvemos, paramos en una estación de servicio”, y cuando volvía, “dos tipos le estaban pegando a mi viejo”, contó.
“Entonces salí, pegué dos tortazos, me puse hielo en la mano y seguimos. Al otro día, cuando amanezco tenía la mano que parecía con elefantiasis de lo hinchada que estaba. Después vine para Argentina, ya sabía que tenía algo roto, jugué todo el año infiltrado y muy pocos torneos. Después me operé varias veces y nunca quedé bien. Al día de hoy que todavía tengo la mano sin movimiento. Eso me llevó al retiro”, apuntó.