10/07/2020

Preocupa al sector productivo yerbatero el sostenido avance del “mal de la tela”

La enfermedad provoca graves daños en la planta y reduce la productividad. No hay agroquímicos específicos para combatirla.  


Ahora cada vez con más asiduidad en algunos lotes, preocupa al sector productivo el avance de la enfermedad conocida como el “mal de la tela”, que afecta a yerbales emplazados en Misiones y Corrientes, y que, hasta el momento, no se cuenta con una salida para su erradicación total. Por ello, la Mesa Sanitaria de la Yerba Mate avanzó con planteos concretos para que se busquen o agreguen más productos fitosanitarios para que pueda ser combatida con más fuerza.
 El “mal de la tela” es una enfermedad causada por un complejo de hongos que produce secado de hojas, tallos y ramas en plantaciones de yerba mate y té. Asimismo, provoca graves pérdidas en el rinde de estos cultivos porque afecta directamente los órganos utilizados para el consumo. Puntualmente, se estima que la enfermedad generada por un hongo, Rhizoctonia solani, que provoca la caída de hojas y ramas de las plantas de yerbales, y también puede afectar al cultivo de té.
La provincia cuenta con más de 21.000 ha cultivadas y con más de 500 productores. Es una actividad industrial que se desarrolla en seis instalaciones de secaderos activas y cuatro molinos. En lo que hace al té, la superficie cultivada es de 1.500 ha y su cosecha está mecanizada y la producción oscila en unas 2.000 t de té seco, que en su mayor parte se vuelcan al mercado interno.
El Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) pusieron en marcha hace un año una investigación en la búsqueda de erradicar el “mal de la tela”, que se hace presente desde hace años de manera esporádica en diversos yerbales de la zona productora, Misiones y norte de Corrientes. 
En virtud de que se trata de una enfermedad que puede provocar graves pérdidas en los rendimientos y como no hay productos químicos para su tratamiento directo, técnicos del INTA habían recomendado hasta ahora simplemente cortar las ramas afectadas y retirarlas del lote para evitar nuevas infecciones.

Piden ampliar acciones
En el escenario de aislamiento social, preventivo y obligatorio a causa de la emergencia sanitaria por la pandemia del covid-19, recientemente se concretó la primera reunión virtual de la Mesa Sanitaria de la Yerba Mate, donde el tema principal del encuentro fue la preocupación en el sector productivo por el avance de la enfermedad conocida como el “mal de la tela”.  Los participantes –alrededor de 30– acordaron elaborar una solicitud dirigida a las empresas y laboratorios de agroquímicos la posibilidad de ampliación de uso de algunos productos para el tratamiento de esta enfermedad.
El encuentro remoto se realizó a través de la plataforma Zoom y contó con la participación por Corrientes por la directora de Producción Vegetal del Ministerio de Producción, Mariela Pletsch. A ella se sumaron representantes de la del Senasa y de la Regional Senasa Cormis (Corrientes-Misiones), del INYM, del Ministerio del Agro y Ecología de Misiones, de la Universidad Nacional de Misiones (UNAM), de la Facultad de Agronomía y Forestales de Eldorado, y técnicos privados del sector yerbatero. 
Entre las consideraciones sobre el cuadro de situación quedaron resumidos en un primer informe, donde se concluyeron en las recomendaciones de poda para el mal de la tela “no son suficientes para mitigar los daños de la enfermedad”, por lo que consideraron que “es necesario agregar fitosanitarios para disminuir la severidad del mal de la tela”. 
En otros puntos, estimaron que “temperaturas más altas y la ocurrencia de lluvia incrementan los daños de severidad de la enfermedad”. 
“El manejo de los lotes tiene mucha importancia en la severidad del mal de la tela, la cercanía de plantaciones nativas y/o implantadas parece favorecer la incidencia; y por el contrario el laboreo suave de suelo parece disminuir los daños”, concluyeron los integrantes de la Mesa.