06/08/2020

​La UAR presentó un protocolo para la vuelta a la actividad

La Unión Argentina elaboró una guía para el retorno a la práctica con la ovalada. El documento fue replicado por varios clubes.   


La Unión Argentina de Rugby (UAR) presentó ayer un protocolo de seguridad que contiene una serie de guías para llevar a cabo una planificación de regreso ordenado en las diferentes uniones provinciales y clubes de todo el país. En las últimas dos semanas, varias actividades de deportes individuales retomaron sus prácticas en el marco de la pandemia por el covid-19, y buscan la manera de que también puedan hacerlo los de equipos aunque sin competencia.
El documento, compartido ayer por el Club Taraguy en su página de Facebook, expresa que estas medidas deberán ser adaptadas por los clubes, a través de la unión provincial correspondiente, en este caso la Unión de Rugby del Nordeste (URNE) que agrupa a las uniones de Corrientes, Chaco, Formosa y Misiones. Cada unión solicitará la autorización final pertinente a la UAR. Deberán notificar y asegurar por escrito el cumplimiento de los requisitos obligatorios y que las normativas legales locales, permitan el reinicio de la actividad de forma progresiva.
La situación imperante en cada jurisdicción es muy diferente una de otra y es absolutamente dinámica haciendo que lo que las guías definen o establecen puedan ser objeto de sucesivos cambios para adaptarlo a circunstancias nuevas.
De esta manera, las uniones provinciales son responsables del cumplimiento de las medidas de su gobierno local y de este protocolo de la UAR.
Marcelo Saco, director nacional médico de la UAR, dijo: “Este protocolo está basado en los documentos distribuidos por World Rugby sobre el regreso al juego en este contexto de covid-19 y las recomendaciones brindadas por el Ministerio de Salud de la Nación. Las guías fueron muy bien recibidas por parte de las uniones provinciales, que estarán encargadas de hacer cumplir el protocolo a los clubes, una vez que estén en condiciones de poder retornar a la actividad, según las normativas nacionales, provinciales y municipales”.

El box también se prepara

La Federación Argentina de Box (FAB) presentó un protocolo para el regreso a la actividad, paralizada por la pandemia de coronavirus y lo envió a las federaciones provinciales para que discutan con las autoridades deportivas y sanitarias su aplicación o la introducción de modificaciones.
La FAB, en un comunicado, menciona que “teniendo en consideración la información médica y las recomendaciones realizadas oportunamente por la Organización Mundial de la Salud y el Ministerio de Salud de la Nación, se presentan estas guías a modo de sugerencias con el fin de implementar las mismas para garantizar el cuidado de los deportistas y todas las personas involucradas en la actividad, ya sea en gimnasios de entrenamiento o realización de eventos”.
Se destaca que no podrá participar por el momento “toda persona que integre grupos de riesgo en materia de salud” y resalta que se deberá “reducir la capacidad normal de la sala de entrenamiento a fin de respetar el espacio mínimo requerido para cada atleta o entrenador, y en tal sentido se tomará 4 metros cuadrados por persona”.
La entidad que rige el boxeo profesional y amateur en la Argentina “solicita estricta higiene en vestuarios y sala de entrenamiento, como también elementos de higiene en el ingreso al local a fin de limpiar calzado, al ingreso del gimnasio de box y durante el entrenamiento y su respectiva salida. Se deberá solicitar a la persona que ingrese a entrenar, guardar su vestimenta con la que ingresa en una bolsa o mochila”.
Y subraya que “una vez finalizado el entrenamiento el lavado de manos debe ser obligatorio. Ninguna persona que practique boxeo en forma recreativa o deportiva realizará entrenamientos superiores a los 60 minutos”.
El uso de barbijo y guantes de látex para las personas a cargo del entrenamiento será obligatorio, como también “la limpieza de los elementos utilizados y el evitar el contacto con elementos comunes como puertas, barandas, máquinas, barras, bolsas y demás. Cada persona deberá usar su propio equipamiento para su sesión de entrenamiento”.
Habrá una planilla de control y se tomará la temperatura de las personas antes de ingresar a los gimnasios y queda “prohibida la utilización de toallas o toallones durante el entrenamiento, así como también no se podrá salivar ni realizar secreciones nasales externas, causante de una contaminación en ropa o en el aire. Tampoco se podrá compartir las botellas para hidratación”, entre otras recomendaciones.