03/06/2020

Pronostican baja probabilidad de lluvias y se acentuaría la bajante de los ríos


Las cataratas del Iguazú, en una foto del 30 de marzo de 2020./ Iguazú Argentina



La situación del río Paraná, al igual que la del Uruguay e Iguazú, es cada vez más delicada, con niveles muy por debajo de lo normal, ocasionando un fuerte impacto en la fauna íctica y del mismo modo en la navegación, hoy casi nula en algunos sectores de la provincia.
El cuadro, según un nuevo informe del Instituto Nacional del Agua (INA), podría agravarse en los próximos días debido a la baja posibilidad de lluvias importantes tanto para esta región como para las zonas de las altas cuencas.
El informe reciente del INA indica que, para los próximos días, no se esperan precipitaciones significativas en toda la Cuenca del Plata. No obstante en la cuenca alta del río Paraná es donde existe la posibilidad de lluvias aisladas “debido a la advección de humedad desde el océano Atlántico”.
El resumen señala baja probabilidad de lluvias significativas en las cuencas de principal interés. Así también se indica que “la tendencia climática plantea –como siempre en los últimos años– un margen de incertidumbre, en especial en lo que respecta a la permanencia o persistencia de la actual condición de aguas bajas e inclusive de un eventual agravamiento por escasez de lluvias”.
El INA destacó además que la gradual disminución de los montos acumulados de lluvia acentúa el cuadro general de sequía y bajantes. La persistencia de este escenario obliga a comparar con situaciones precedentes en la historia registrada de los últimos 50 años.
El informe contiene gráficos resumen de la evolución de la condición del sistema de embalses de generación hidroeléctrica en Brasil, tanto en la cuenca del río Paraná como en la del río Iguazú. Respecto a Itaipú, embalse terminal de la cadena de embalses del Paraná, queda en evidencia la tendencia descendente, tanto de caudales entrante y saliente como de nivel de embalse”, destaca el organismo nacional.
“Actualmente, el nivel del embalse de Itaipú oscila en el orden de 3 m por debajo de su nivel operativo normal en cota 220,00 m. Se observa que Itaipú funcionó en lo que va del año como “de pasada”, es decir con una descarga del mismo orden de magnitud que la afluencia”.
Por el lado del río Iguazú, la persistente falta de lluvias mermó el aporte a los embalses emplazados en el tramo medio del río. Las descargas de los mismos mantuvieron una gradual disminución, al tiempo en que los niveles de embalse fueron descendiendo.