01/06/2020

​Se ocultaron entre el cielorraso y el techo luego de agredir a policías y bomberos


Dos jóvenes causaron un gran escándalo en un barrio de Curuzú Cuatiá, que fue seguido por numerosos vecinos, que invadieron la vereda y la calle para seguir expectante el desenlace. Agredieron a policías y bomberos, que acudieron para sofocar un principio de incendio que causaron en la casa donde viven. 
Cuando los efectivos entraron para detenerlos, se ocultaron en el espacio que hay entre el cielorraso y el techo. Los iracundos quedaron presos.
El incidente se produjo en la madrugada del miércoles 8 en el barrio Norte. Dos muchachos, conocidos por sus conductas violentas y sus adicciones, golpearon a un vecino. El damnificado se refugió en su casa y los dos jóvenes, con insultos, arrojaban contra el inmueble lo que encontraban en el suelo.

Intervención policial

Alertada la guardia de la comisaría 1ª,  una comisión policial se dirigió al lugar. Los revoltosos se atrincheraron en su vivienda. En la propiedad, ubicada por calle Gobernador Gómez, viven solamente ellos dos y los vecinos denunciaron que es un aguantadero. No trascendió dónde residen sus familiares.
Los agentes se acercaron y fueron recibidos a cascotazos y, ante la agresión, desplegaron un dispositivo para proteger su integridad. Se inició una conversación para persuadirlos y se entreguen. Pero siguió la hostilidad. 
En un momento determinado se advirtió humo y, ante esta instancia, se solicitó la concurrencia los bomberos voluntarios. Al pretender entrar para sofocar el principio de incendio, también fueron atacados por lo que se debió emplear la fuerza.
Al entrar, los policías no encontraron a los belicosos. Se habían ocultado en el espacio que hay entre el cielorraso y el techo. Se encontraban muy alterados. Habrían consumido bebidas alcohólicas en exceso y tal vez la mezclaron con estupefacientes o psicofármacos. Quedaron presos en la comisaría 1ª a disposición de la justicia. Tienen antecedentes penales.