01/06/2020

​Se amplió hasta todo mayo la suspensión de los Remates Ganaderos


Como una medida tendiente a reforzar el cordón de acciones preventivas que enmarca la emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus, el Gobierno provincial decidió ampliar a mayo la suspensión de los Remates Ganaderos para Pequeños y Medianos Productores. 
Mientras, se sigue en pie con la realización del Remate Televisado en La Cruz, el próximo 20, entre abril y mayo son 16 las convocatorias que debieron ser suspendidas para evitar las aglomeraciones de gente.
La suspensión de los ocho remates previstos para mayo, que se suman a igual número de convocatorias previstas para este mes, fue confirmada ayer por el interventor del Instituto de Desarrollo Rural de Corrientes, Vicente Picó, quien adelantó que ya se trabaja para instrumentar remates bajo este sistema que serán anunciados a la brevedad.
“Tomamos medidas analizando periódicamente la situación del #coronavirus, pero el gobernador @gustavovaldesok fue muy claro al expresar que en primer lugar está la salud y por ello proponemos medidas alternativas para el sector como los remates televisados”, dijo Picó a través de la red social Twitter. 


Esta 15ª edición de los remates, que son organizados por el Idercor y se ejecutan a través del Ministerio de Producción, tuvieron este año solo la realización del primero e inaugural que se desarrolló el 2 de marzo en Mercedes.
Con la extensión de la cuarentena, desde la organización se resolvió inicialmente, y por primera vez en quince años, realizarlo en forma televisiva y la cita será el próximo 20 de abril desde La Cruz, de 10 a12 por Canal Rural, televisado para todo el país. Ahora, en tanto, y con ese evento confirmado y suspendidos también los remates de mayo, se analizan ésta y otras alternativas para evitar la participación presencial de productores que se generaban a lo largo y ancho de toda la provincia en estas convocatorias.
Esta modalidad de remates hasta ahora presenciales fueron creados con el objetivo de solucionar el problema de comercialización de pequeños ganaderos, que no contaban con precios de referencia al vender sus animales, por lo cual los compradores que acudían a su chacra al momento de la venta imponían las condiciones, el precio, el momento de entrega, la categoría y pago de cada operación, con las consecuentes pérdidas en la rentabilidad del productor.