30/05/2020

Muestra virtual de fotos y pinturas para celebrar el Mes de Corrientes


En el marco celebratorio del Mes de Corrientes, que recuerda los 432 años de la fundación de la ciudad, el Instituto de Cultura de la Provincia y el Museo de Bellas Artes proponen dos muestras en versión virtual de fotografías de fines del siglo XIX y hasta la década del 70 del siglo XX, de fotógrafos como Samuel Rimathé y Alberto Ingimbert y de ediciones nacionales y extranjeras.
Se ofrece un cruce de miradas con las obras del patrimonio del museo, con las fotografías de Samuel Rimathé y las pinturas de Octavio Gómez, que traen desde la memoria y estética de estos artistas una visión del Corrientes de esa época.
Todas estas obras ya pueden ser visitadas en el sitio web que el Museo de Bellas Artes preparó especialmente para esta celebración: https://museovidal.wixsite.com/corrientes. 
También serán visibles desde las cuentas de redes sociales y sitios webs que el Instituto de Cultura y el Museo poseen:
https://www.culturacorrientes.com
Facebook: culturacorrientes
Museo de Bellas Artes de Corrientes
Instragram: @culturacorrientes
@museovidalctes
Twitter: twitter.com/culturactesok
@museovidalctes

Corrientes 1588-2020. 432 años de historia urbana. Fotografías y postales. Colección Gabriel Romero es una de las muestras. “La ciudad de Corrientes fue fundada el 3 de abril de 1588. A lo largo de estos 432 años, vivió diferentes etapas de crecimiento y desarrollo. Unos pocos grabados y relatos describen a esa antigua ciudad del período colonial. A partir de 1860, Corrientes incorpora nuevos lenguajes y técnicas constructivas que se consolidan a partir de 1880 con las obras para la administración de un Estado fuerte y moderno. Casa de Gobierno, edificio legislativo, escuelas, iglesias y viviendas modifican en pocos años la imagen urbana de la ciudad”, dice Romero.
Consideró que, además de la arquitectura y de los modos de vivir que provocaron los cambios, “se rectifican, adoquinan y se iluminan las calles y se realizan obras de infraestructura acorde con el espíritu higienista de la época. De ese proceso de cambio de finales del siglo XIX y de los primeros años del siglo XX, hay registros de fotógrafos afincados en la ciudad y de viajeros”.
El paisaje urbano y el retrato fueron el tema preferido en las artes plásticas y en las primeras fotografías. El segundo es el que adquirió gran importancia tanto por sus alcances como por el profundo cambio que significó mostrar clases sociales que de otro modo no podrían haber accedido a su representación pictórica. Este avance técnico permitió conocer la fisonomía, el vestuario y la actitud de nuestros antecesores.
La exposición realiza un cruce de ambas técnicas. La idea se materializa haciendo dialogar tomas fotográficas de Samuel Rimathé con óleos y acuarelas de Octavio Gómez, en las que subyace un idéntico propósito:  retratar y testimoniar como partícipes privilegiados del entorno y sus habitantes de una ciudad con ahora 432 años de historia.
Las obras exhibidas en formato virtual, y en futuro próximo en las salas del Museo, permiten una reflexión en torno a los alcances de la fotografía y la pintura en el contexto local, sus especificidades, y la relación entre dos lenguajes estéticos diversos y complementarios.