13/08/2020

La OMS le puso nombre al nuevo coronavirus: Covid-19


Foto: Reuters


La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció este martes que la enfermedad provocada por el nuevo coronavirus de Wuhan recibirá oficialmente el nombre de Covid-19. Así se decidió en el primer día de reunión de 300 expertos sobre esta epidemia en Ginebra.
La OMS decidió usar un nombre que “pueda pronunciarse y no aluda a una localización geográfica específica, un animal o un grupo de personas” para evitar estigmatizaciones, destacó en una rueda de prensa el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.
El nombre nace de un acrónimo en inglés a partir de la expresión “corona virus disease” (enfermedad de coronavirus) y será un estándar para eventuales brotes de coronavirus en el futuro, señaló Tedros.
Con un nombre oficial “se evitará usar otros que pueden ser inexactos o estigmaticen”, añadió el máximo responsable de la OMS.
La denominación Covid-19 es significativamente diferente a anteriores coronavirus que también causaron alarmas sanitarias internacionales en años pasados, como el SARS (síndrome respiratorio agudo y grave) o el MERS (síndrome respiratorio de Oriente Medio), este último con alusión al origen geográfico de la enfermedad.
En la sede de la OMS en Ginebra, comenzó este martes un encuentro de 300 expertos en virología, epidemiología y otras ramas científicas de todo el mundo para estudiar vías de investigación del hasta ahora conocido como coronavirus de Wuhan y posibles tratamientos y vacunas.
La reunión, a puerta cerrada y en la que algunos expertos (entre ellos muchos médicos chinos) participan a distancia mediante teleconferencia, busca avanzar en el conocimiento del origen de la nueva enfermedad, sus vías de transmisión, su gravedad y las medidas a tomarse contra ella, informó la OMS.
“Las medidas tomadas por Wuhan y el resto de China están frenando la expansión del virus y debemos aprovechar esto para golpear duro y luchar unidos contra este, o de lo contrario habrá más precios y mayores costes”, concluyó Tedros.
El nuevo coronavirus ya ha matado a más de 1.000 personas en China continental y el hecho de traspasar esta barrera simbólica hizo que la OMS advirtiera este martes de la “muy grave amenaza” que la epidemia representa para todo el mundo.
Desde el 11 de enero, cuando se anunció la primera muerte debida al nuevo coronavirus, en Wuhan (centro), la epidemia ha matado a 1.016 personas en China continental, según un balance oficial publicado hoy.
En las últimas 24 horas, las autoridades sanitarias chinas anunciaron 108 muertes. Es el balance diario más grave desde que surgió la epidemia. En total, desde el inicio del brote se contabilizan más de 42.000 infectados.
“Con el 99% de los casos en China, (la epidemia) sigue constituyendo una verdadera emergencia para este país, pero es también una amenaza muy grave para el resto del mundo”, alertó el director general de la OMC, en la apertura de una reunión en Ginebra destinada a frenar la epidemia, en la que se decidió denominar al nuevo coronavirus “Covid-19”.
Fuera de China continental, el virus mató hasta ahora a dos personas, una en Filipinas y otra en Hong Kong, pero más de 400 casos de contaminación fueron confirmados en 30 países y territorios.
La OMS está especialmente preocupada por el caso de un británico que nunca había estado en China y que fue contaminado por el nuevo coronavirus en Singapur. Luego se lo transmitió a varios compatriotas durante una estancia en Francia antes de ser diagnosticado en el Reino Unido.
En total, el hombre contaminó accidentalmente a al menos 11 personas: cinco de ellas hospitalizadas en Francia, otras cinco en Reino Unido y un hombre de 46 años internado en la isla española de Mallorca, donde reside.
Este martes se anunció que este británico, apodado ya el “superpropagador”, estaba “totalmente curado”.
Hasta ahora, la mayoría de casos positivos en el extranjero eran personas que volvían de Wuhan, epicentro de la epidemia.

Personas evacuadas 

En Asia, miles de viajeros y miembros de la tripulación están confinados en dos cruceros. Al menos 135 casos de contaminación fueron confirmados en el “Diamond Princess”, en cuarentena frente a las costas de Japón. Son pasajeros de diversas nacionalidades, entre ellos un argentino.
En Hong Kong, más de 100 personas fueron evacuadas el martes de un edificio de 35 pisos tras descubrir dos casos positivos de infección en dos pisos diferentes. Las autoridades locales se preguntan si la transmisión ha podido realizarse a través de las canalizaciones del edificio.
Por su parte, el Gobierno estadounidense indicó este martes que autorizó al personal de su consulado a dejar Hong Kong.

Wuhan y la provincia de Hubei, desde donde se propagó la epidemia, siguen aisladas del mundo y las medidas de confinamiento aumentan. A partir de ahora, las personas que tengan fiebre no podrán ir a hospitales fuera de su vecindario y todos los complejos de viviendas tienen estrictas reglas de entrada y salida.
Toda China está en gran parte paralizada a pesar de que oficialmente las vacaciones del Año Nuevo terminaron y todo el mundo debía volver a trabajar el lunes. Sin embargo, los estudiantes siguen de vacaciones y las empresas invitan a sus empleados a trabajar desde casa.
El lunes, el presidente Xi Jinping pidió que las medidas destinadas a limitar el contagio sean aún “más estrictas”. Por primera vez, el mandatario apareció en televisión con una máscara de protección mientras visitaba un hospital.
El martes, la televisión estatal anunció que los dos principales responsables de las cuestiones sanitarias en Hubei fueron destituidos.
Las autoridades locales fueron criticadas por haber tardado en reaccionar y haber silenciado a quienes advertían del peligro del nuevo coronavirus. Fue el caso de Li Wenliang, un médico de 34 años que murió el viernes, un deceso que provocó una ola de críticas y de llamados a favor de la libertad de expresión en China.

Con información de AFP