10/08/2020

Llegó con el sueño de ser bailarín y su pasión lo consagró para el Cocomarola

Jonatan Roth sabía desde chico lo que quería. Vino a Corrientes y se perfeccionó en el baile. El domingo lo eligieron junto a Lourdes Montenegro pareja nacional de la fiesta. Estudia para profesor de danza y trabaja media jornada.   


“Toda mi vida bailé. Desde que me acuerdo, siempre estuve bailando, así que cuando terminé el secundario, ya sabía que quería ser profesor de baile”, dijo a La República Jonatan Joel Roth, con una seguridad propia de quienes persiguen sus sueños. Él y Lourdes Magalí Montenegro fueron elegidos como la pareja nacional del chamamé categoría A, en el certamen final de la Prefiesta Nacional del Chamamé, realizada días atrás. 
Los jóvenes, de 22 y 20 años, respectivamente, llegaron a esta instancia representando a la sede Concepción de Yaguareté Corá. 
“Soy de Santa Rosa y hace tres años vine a estudiar profesorado de danza en el Instituto Carmelo De Biassi. Y desde que recuerdo, yo bailo. Cuando vivía en mi pueblo, iba a la academia del profesor Federico Aguirre, el hijo del recordado recitador Yacaré Aguirre. Y acá en Corrientes, empecé a bailar en Litoral Ballet y con Lourdes venimos bailando desde hace tiempo. Siempre que tenemos la oportunidad, nos presentamos en distintos certámenes. Cuando vimos que teníamos la posibilidad de representar a Concepción, que es donde nació mi abuelo, nos decidimos y logramos ser elegidos como la pareja nacional”, comentó Joni, como lo llaman sus compañeros y amigos. 
La pareja, junto con los profesores que los prepararon, trabajaron en una coreografía especial para un tema de Tarragó Ros, el cual fue presentado como de rescate, ya que es uno de los tantísimos temas que fueron dejados en el olvido con el paso del tiempo. 
Para poder solventar sus estudios y el lugar donde vive en la capital, Joni trabaja por la mañana en una ferretería. “Gracias a Dios, tengo la oportunidad de trabajar ese tiempo nomás porque tengo clases a la tarde, porque en otros lugares, me pedirían que trabaje todo el día y no podría ni mantenerme solo ni estudiar”, aseguró. 
El joven estudiante y bailarín proviene de una humilde familia santarroseña. Su mamá es ama de casa y su padre, empleado. “En mi casa somos seis: mis tres hermanas y mis papás y la verdad, la cuestión económica está un poco complicada, entonces yo necesitaba salir a trabajar”, contó, y agregó que comparte un espacio junto con un amigo de la infancia de Santa Rosa, quien también está estudiando danzas en el mismo instituto. 
“Vuelvo a mi casa cada tanto, a veces cada dos meses. Ahora seguramente me voy a ir para las Fiestas”, señaló. 
Por otra parte, comentó que  en el imaginario está instalada la idea que venir a estudiar a Corrientes con la idea de ser profesor de danza y demás “es fácil, como que no implica compromisos. Y no es así, porque también tenemos materias, tenemos que estudiar bastante, además de los ensayos. A eso también tengo que agregarle las clases con el ballet”.
Sacrificios aparte, Joni sueña con seguir perfeccionándose cuando concluya con su carrera. “Es muy importante y necesario, seguir estudiando, más allá de que también me gustaría ejercer la docencia porque poder enseñar me da mucha alegría”, señaló.

Pasión por el baile

Al ser consultado sobre qué le genera el baile, Joni dijo que es difícil expresar en palabras, en especial cuando le toca bailar chamamé, “más allá de que también me gusta mucho bailar malambo”, dijo el estudiante que ya está descontando los meses para recibirse como docente. 
Pero mientras llega ese momento, Joni será parte de la delegación correntina que estará presente en el Pre-Cosquín y, a posteriori, también representará a la provincia en el Festival Nacional del Folclore en Laborde. 
Ante las presentaciones en estos escenarios, Joni dijo que la reponsabilidad es mucha, no obstante el saber que fue elegido. junto con Lourdes, como la pareja nacional del chamamé “es muy emocionante, es muy especial. Estamos felices de ser parte de esta gran fiesta y tenemos fe en que vamos a hacer una buena presentación”, concluyó.

Pareja nacional

La gran final de los certámenes Prefiesta del Chamamé se realizó el 8 de diciembre en un complejo de la Costanera Sur. Uno de los rubros más esperados fue el de pareja de baile tradicional. En la categoría A, ganaron Lourdes Magalí Montenegro y Jonatan Joel Roth, de la sede Concepción del Yaguareté Corá. 
Cabe recordar que a partir de la edición 28 de la Fiesta, la pareja nacional del chamamé, toma el protagonismo absoluto como representante de la Fiesta y de la provincia de Corrientes ante el país y el mundo. 

Joni y Lulú, verdaderos profesionales de la danza

“Para que un bailarín se destaque, simplemente tiene que tener la pasión para bailar. Hay casos de bailarines que tienen toda la técnica porque desde muy chicos se están preparando y también es importante. Y hay otros que se destacan porque disfrutan de lo que están haciendo entonces, y eso se nota sobre un escenario. Por eso es fundamental que el bailarín sienta lo que está haciendo para poder transmitir al público su sentimiento”, dijo a La República el profesor Carlos Centurión, quien junto a Vanesa Obregón, preparó  a Lourdes Montenegro y Jonatan Roth. 
“En los certámenes como los de la Prefiesta, se busca que el bailarín esté preparado para lo que está bailando respalde un conocimiento, una investigación, lo que quiere mostrar, y ese fue el caso del chamamé del rescate que se presentó. Fueron tres meses de investigación y preparación para que el producto se haya logrado. Por ello, lograron el reconocimiento”, puntualizó el docente. 
En cuanto a la preparación de la coreografía, el docente señaló que el hecho de venir trabajando desde hace varios años con ellos, el proceso es un poco más sencillo, más allá de que tuvieron que realizar un proceso de selección de la música, luego con el armado de la coreografía, hasta lograr propuesta final.
“El primer paso fue buscar el tema y la fecha. Tarragó Ros grabó el tema y después comenzaron a investigar cómo se vestían en la época, cómo se preparaban para ir a la bailanta. Fue todo un proceso de preparación del tema que, finalmente, los consagró como pareja nacional. El esfuerzo fue importante pero bien valió la pena porque lograron  ser elegidos”, puntualizó el profe.
Por otra parte, Centurión valoró “la responsabilidad para cumplir con los ensayos, con las actuaciones, la responsabilidad con los demás compañeros, la humildad y el compromiso. Y todos estos valores están presentes en Joni y Lulú. Son muy respetuosos no solamente con nosotros, los profes, sino también con su compañero y por eso también son muy admirados y ya se están convirtiendo en referentes para muchas personas que bueno se dedican a la danza y el baile, porque saben del compromiso que tienen con el trabajo”. 
Asimismo, dijo que “mientras tengan los pies sobre la tierra. Seguro que van a llegar lejos porque las condiciones técnicas les sobran pero, en especial, porque son seres humanos con valores, educados y con valores”.