20/01/2020
CERRAR

EN VIVO
estado del puente
Ampliar

Según la UCA, la pobreza creció a 40,8% en el tercer trimestre


El 32,1% de los hogares y el 40,8% de las personas se encuentran por debajo de la línea de la pobreza al cierre del tercer trimestre del año, informó este jueves el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA).
En la presentación del informe, el director del Observatorio, Agustín Salvia, propuso la creación de un Plan Social Redistributivo sostenido por un fideicomiso que alcance un volumen de 2,9% del PBI en 5 años para dar empleo a 4 millones de personas.
“Se estima que 6,5% de los hogares, y 8,9% de las personas, son indigentes. En cuanto al comportamiento de la tasa de pobreza en hogares y población entre los años 2010-2019, se observa que, en el tercer trimestre de 2019, 32,1% de los hogares y 40,8% de las personas, se encuentran bajo la línea de pobreza”.
Para la UCA, la pobreza medida en el tercer trimestre creció 6,2 puntos porcentuales partiendo del 34,6% del tercer trimestre de 2018.
Los técnicos del Observatorio de la Deuda Social Argentina estimaron que ese 40,8% de las personas por debajo de la línea de pobreza incluye a unos 16 millones de habitantes considerando un universo de 40 millones de habitantes de los centros urbanos del país.
Salvia expuso una proyección de los economistas de la UCA que considera que si “la Argentina crece a un 3% anual sistemático, recién en 2040 llegaríamos a bajar los niveles de pobreza a entre 15% y 20% y reveló que se presentó al “presidente electo y a su equipo la propuesta de un Plan Social Redistributivo”, que consistiría en un fideicomiso para “dar empleo a cuatro millones de personas” si se alcanza un volumen de recursos de 2,9% del PBI en 5 años”.
Salvia aclaró que “no habrá crecimiento ni desarrollo sin salud fiscal. No podemos operar con emisión monetaria ni políticas erróneas” para “reducir la pobreza estructural de 40,8% actual” aunque aclaró que “la mera estabilización ya mejora la situación de este momento”.
El informe del Observatorio especificó que “durante el período 2010-2019, los indicadores sociales muestran la persistencia de altos niveles de pobreza y desigualdades estructurales, de carácter tanto económico-ocupacional como socio-regional”.
En la evolución de las tasas de indigencia y pobreza por ingresos, el informe del Observatorio reseñó que en 2010, la pobreza medida por la UCA estaba en 31,8%, por encima del 30,4% que estimaba en ese momento el Indec a través de la Encuesta Permanente de Hogares.
En este período, los niveles de pobreza estuvieron en el nivel más bajo en 2011, con una estimación de 26,1% para la UCA y de 25,9% para el Indec. Este nivel de pobreza alcanzó a 32,8% en la medición de la UCA y de 30,3% en el relevamiento del Indec hacia el 2016.
Y aunque bajó a 28,2% para la UCA en 2017 y a 25,6% para el Indec, desde allí dio un salto hasta 33,6% en 2018 en la estimación del Observatorio y de 32,0% para el Indec, para llegar al 40,8% actual que registra la UCA, mientras que el Indec mide un 39,2%.
El informe de la UCA estimó entre 20 y 25% la “pobreza estructural persistente”, que involucra a aproximadamente 3 millones de hogares y 10 millones de personas, y precisó que el 59,5% de “niños y adolescentes” habitan en hogares pobres, lo que equivale aproximadamente a 7 millones de menores de edad, de los cuales más de 1,5 millones forman parte de hogares indigentes.

Con información de Télam