07/04/2020
CERRAR

EN VIVO
estado del puente
Ampliar

Periodistas nacionales e internacionales se interiorizaron sobre el proyecto Yaguareté

Acciones de este tipo refuerzan la difusión del concepto de “producción de naturaleza” propuesto por la provincia de Corrientes, beneficiando al sector turístico que encuentra en esta actividad un gran desarrollo para las comunidades locales.


Invitados por la Fundación CLT, que lleva adelante el proyecto de Reintroducción del Yaguareté en los esteros del Iberá, un grupo de periodistas llegaron hasta la isla de San Alonso, desde el portal San Nicolás, en la localidad de San Miguel. Allí, pudieron conocer en detalle el trabajo que se viene desarrollando, de manera coordinada con el Gobierno provincial, a través del Ministerio de Turismo, y el Comité Iberá.
Durante su estadía, los trabajadores de prensa asistieron al acto de “Corrientes vuelve a rugir”, presentado en el Museo Amado Bonpland y el viernes 29 de noviembre –Día del Yaguareté– se trasladaron hasta San Alonso. En la isla conocieron el desarrollo que tuvieron los felinos, fundamentalmente aquellos que se encuentran monitoreados por los profesionales de Conservation Land Trust y que en 2020 serían liberados al hábitat natural de los esteros correntinos.
El recorrido se inició desde la ciudad de Corrientes hasta el portal San Nicolás, para continuar en lancha por unos 30 minutos hasta la estancia San Alonso y compartir una jornada con los biólogos y referentes de la fundación conservacionista, encabezada por Sofía Heinonen y Marisi López.
Entre los periodistas estuvieron Federico Rivas Moli (diario El País, España), Fernando de la Orden y Emilia Vexler (Clarín), Jesica Rizzo y Bianca Pallaro (La Nación) y Agustina Grasso (Perfil). 
En la oportunidad, además de recorrer los corrales donde se encuentran los yaguaretés y el centro de monitoreo, los periodistas entrevistaron a los biólogos que llevan adelante el proyecto. Leonardo Sartorello, oriundo de Brasil, explicó que se encuentra colaborando con el proceso de rehabilitación del yaguareté con el equipo de CLT.


En relación con el turismo en los esteros del Iberá, dijo que es muy importante, ya que tiene mucho potencial por su naturaleza y esta intención de retornar al yaguareté. “Ahora estamos trabajando en poder liberar a los primeros yaguaretés en vida libre, analizando cómo será la primera liberación, su comportamiento frente a las personas, al ambiente, cómo va a cazar en las primeras semanas”, manifestó el biólogo y agregó: “Esto va a ser muy positivo para atraer turismo, el ecoturismo.
Por su parte, Federico Rivas Moli, periodista de El País, indicó que ya había visitado Concepción del Yaguareté Corá en  2016, pero metido en el corazón de los esteros por primera vez ahora en San Alonso. “Fuimos invitados por CLT y el diario intenta contar historias interesantes para nuestros lectores que están más que nada en América Latina y en Europa, y el tema de conservación y naturaleza en estado crudo atrapa mucho. Esta será una historia de impacto que se publicará en enero”, manifestó.  

Corrientes vuelve a rugir

Tras 70 años de extinción, el yaguareté vuelve a rugir en Corrientes. Un grupo de 5 yaguaretés silvestres dará inicio a la población fundacional en los esteros del Iberá, como parte del proyecto de su reintroducción iniciado en la provincia en 2012. 
La especie, que es monumento natural en Argentina, se extinguió en la provincia hace más de 70 años y se estima que quedan en el país 200 ejemplares. 
Ahora, el yaguareté volverá a correr por los esteros correntinos como resultado del proyecto de rewilding de CLT Argentina, que cuenta con el apoyo del Gobierno de Corrientes y autoridades ambientales nacionales.
El proyecto para reintroducir esta especie, que comenzó en 2012 con la construcción del Centro de Reintroducción de Yaguareté (CRY), ingresó en su tercera fase, en un proceso de progresiva reintroducción de 5 ejemplares silvestres en el Gran Parque Iberá. 
Jatobazinho, Juruna y Mariua son yaguaretés de origen silvestre que fueron donados por Brasil, mientras que Aramí y Mbareté  nacieron en el CRY, a partir de ejemplares cautivos provenientes de Argentina (madre) y Paraguay (padre). El mejor hogar es el gran parque Iberá, un territorio protegido por guardaparques y leyes ambientales.