08/12/2019

​Imputaron a los padres de Tamara Zalazar


El padre de Tamara Zalazar, el día en que el TOP Nº 1 absolvió al único imputado, en abril de 2018. 

La Justicia formalizó la imputación contra Jorgelina Romero y Sergio Zalazar, padres de Tamara Zalazar (19), violada y asesinada en enero de 2016. Fueron acusados de daños a bienes del Estado, amenazas y lesiones. Quedaron involucrados en los incidentes que se registraron fuera del Tribunal el jueves 26 de abril de 2018, luego de la lectura del fallo que absolvió al único imputado, Raúl Escalante, por insuficiencia probatoria.
Hermindo González, abogado de la familia de Tamara, dijo ayer a Radio Dos que “no es un camino de un Estado de Derecho lógico” y agregó que “me llama poderosamente la atención  porque esta cuestión fue analizada  por la Justicia oportunamente y no se debió judicializar por el estado emocional en que estaba la pareja, al tiempo que se determinó  que, si bien estuvieron entre los manifestantes, no fueron organizadores ni  instigadores”.
González recordó que “fue la propia Justicia la que reconoció  el estado de esta pareja y habilitó con ellos,  como primer caso, la Oficina de Asistencia a Familiares de Víctimas y merced a profesionales que los asistieron  lograron restablecer  su estabilidad emocional y social”. 
Enfatizó que “ahora es precisamente la Justicia la que con esta decisión echa por tierra todo lo logrado y altera su frágil estabilidad”.

Nuevo juicio

El jueves 26 de abril de 2018, el Tribunal Oral Penal Nº 1, al dictar sentencia por la violación y el asesinato de Tamara Zalazar, absolvió a Raúl Escalante, único  imputado. 
El lunes 10 de junio de 2019, el Superior Tribunal de Justicia anuló el juicio y remitió el expediente al TOP Nº 1 para que, con otros jueces, se realice un nuevo juicio. Aún no se estableció fecha para el debate.

Violación y asesinato

Tamara Zalazar (19) era madre de un nene de 3 años. Vivía en el barrio San Marcos. 
El lunes 11 de enero de 2016, en horas de la noche, se dirigió a un kiosco a realizar una carga de crédito a su teléfono celular y no regresó a su domicilio. La tardanza empezó a preocupar a sus padres y el hijo pedía por su madre. Transcurrieron las horas y su paradero era incierto. Su familia radicó una exposición de búsqueda de paradero en la comisaría 1ª de la Mujer y del Menor. Como ocurre en estos casos, se pidió colaboración a los medios para que difundan la búsqueda de paradero. 
En la mañana del miércoles 13 de enero, cerca de las 10.30, la hallaron sin vida a un costado de la ruta provincial Nº 5, a la altura del kilómetro 41, en jurisdicción de la comisaría de Lomas de González.  En esos momentos no se sabía su identidad. 
Por la tarde, la identificaron y el hecho tuvo gran impacto en distintos sectores de la sociedad. Sus restos fueron llevados al Instituto Médico Forense (IMF), donde la autopsia reveló que había sido abusada, estrangulada y luego arrojada a una alcantarilla.