13/12/2019

Otro paso para la declaración de emergencia agropecuaria por la mortandad de ovejas

Ayer, en CABA, se reunió la CNEYDA y resolvió recomendar su avance al ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Etchevehere. El 13 y 14 de octubre perecieron casi 6.000 ejemplares por un brusco descenso de temperatura. 


La declaración de emergencia agropecuaria para Corrientes por la mortandad de ovejas ocurridas a mediados de octubre incorporó ayer un nuevo capítulo hacia su cristalización luego de que la Comisión Nacional de Emergencias y Desastre Agropecuario (CNEYDA) recomendara su aprobación. El 13 y 14 de octubre, una baja brusca de la temperatura provocó las muertes de casi 6.000 ejemplares ovinos en la cuenca sur de la provincia.  
Con la presencia del titular de la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria, Luis Almirón, el organismo nacional se reunió para evaluar la situación de las provincias afectadas por la inundación y elevó al ministro Etchevehere, su análisis y propuestas de declaración de emergencia y/o desastre agropecuario de las provincias de La Pampa y Corrientes. El secretario de Agricultura Familiar, Coordinación y Desarrollo Territorial, Santiago Hardie, y el subsecretario de Coordinación Política, Hugo Rossi, encabezaron el encuentro.
El representante de la provincia de Corrientes informó que el decreto provincial de declaración del estado de emergencia agropecuaria en el área comprendida por los departamentos de Curuzú Cuatiá, Mercedes, Monte Caseros, Paso de los Libres y Sauce, por el brusco descenso de las temperaturas y lluvias y vientos registrados durante esos días para el sector ovino por el término de seis meses, a partir del 15 de octubre de 2019, se encuentra en un estado muy avanzado de tramitación de su firma en la Gobernación. Por lo que solicitaron sea tratado ad referéndum de la presentación del decreto provincial firmado.
El suceso ocurrió entre el 13 y 14 de octubre y la lluvia caída en esta fecha fue de 66 mm, pero las temperaturas máximas antes de la lluvia rondaron los 39 ºC y luego de las precipitaciones descendieron bruscamente a 7 ºC. Esta amplitud térmica tan marcada hizo que las ovejas esquiladas murieran de hipotermia. Cabe señalar que la esquila es una actividad habitual cuando comienzan las altas temperaturas a mediados de septiembre.
Los productores afectados poseen establecimientos en los departamentos de Sauce, Curuzú Cuatiá, Monte Caseros, Paso de los Libres y Mercedes, donde se computaron a la fecha un total de 5.684 animales muertos, de una majada total de 19.229 ovinos. Los técnicos del Ministerio expusieron los resultados de su verificación a campo y se analizaron los datos de pérdidas, determinándose que la gravedad y el impacto afectó a la mayoría de los productores relevados en más de un 50% de su producción o de su capacidad productiva.

Los participantes

De la reunión participaron funcionarios de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), del Banco Central de la República Argentina, el Banco de la Nación Argentina, el Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda; el INTA, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), la Sociedad Rural Argentina (SRA), la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) y Federación de Organizaciones Nucleadas de la Agricultura Familiar (Fonaf).