11/12/2019

Argentina cerró el año con un empate agónico con Uruguay


El seleccionado argentino de fútbol obtuvo ayer un agónico empate 2-2 ante su par de Uruguay, con un penal anotado por Lionel Messi, en un amistoso celebrado en la ciudad de Tel Aviv, en Israel, en el último encuentro de 2019, por la doble fecha FIFA.
El mejor jugador del mundo coronó una convincente actuación con un disparo bajo que engañó al arquero de Independiente, Martín Campaña, ya en tiempo de descuento, cuando el elenco celeste se regodeaba con la posibilidad de sumar un triunfo en el clásico rioplatense, después de seis años.
El equipo dirigido por Lionel Scaloni, al igual que lo ofrecido el viernes pasado en Ryad ante Brasil (1-0), tuvo que remontar dos veces el resultado, mostrando carácter y autoridad como para cumplir tal tarea.
Uruguay, que responde a un esquema clásico diseñado por su veterano entrenador Oscar Washington Tabárez, se puso arriba en la pizarra, a los 33 minutos del primer tiempo, por intermedio de Edinson Cavani, tras una precisa maniobra colectiva.


En la segunda etapa, a los 18 minutos, el delantero Sergio Agüero, con un cabezazo, estableció el 1-1 parcial.
Y sobre los 23 min del complemento, cuando peor la pasaba, el equipo celeste volvió a adelantarse en el tanteador, con un tiro libre ejecutado por Luis Suárez, en donde el arquero de Boca Juniors, Esteban Andrada, pudo haber ofrecido una respuesta más segura.
En los 45 minutos iniciales, el equipo argentino buscó hacerse dueño del desarrollo, aunque falló en el tramo final de la cancha, sin mostrar la suficiente profundidad como para inquietar a una sobria zaga uruguaya.
Además, por momentos, al elenco de Scaloni pareció faltarle un “soldado más” en la mitad de la cancha, por lo que el técnico debió recurrir al retraso de Paulo Dybala a la posición de mediocampista por el costado derecho.
De allí hasta el cierre del partido, Argentina hizo los méritos suficientes como para conseguir la igualdad, aún con un Uruguay que prácticamente se resignó a la chance de continuar atacando, más allá de que podían aparecer espacios o huecos.


Hubo un remate alto de Agüero (de buenos segundos 45 minutos), un tiro de Dybala junto al poste derecho y otro cabezazo del Kun, que obligó a una excelente intervención de Campaña.
Cuando el partido llegaba al cierre, un desborde de Saravia por izquierda permitió un tacazo de Lautaro Martínez (había ingresado por Dybala) y la consecuente mano de Martín Cáceres fue sancionada con penal por el árbitro israelí Roi Rainhsriber.
La ejecución de Messi, que llegó a la anotación número 70 con la camiseta celeste y blanca, estampó la lógica igualdad, en el marco de un atractivo clásico rioplatense.