11/12/2019

Acusado de violación se ocultó debajo de la cama y lo detuvieron

Se refugió en la vivienda de un amigo. Al llegar la policía con orden de allanamiento, desesperado, se escondió en un dormitorio.


Un hombre de 41 años fue denunciado por abusar sexualmente de su hijastra, de 13 años. Los ataques, según la investigación preliminar, se venían cometiendo desde hacía un año. La presunta víctima se hallaba amenazada y atemorizada. La denuncia se radicó ante la comisaría de la Mujer y del Menor. Intervino la Justicia y se ordenó la detención del acusado. 

Violación y fuga

De acuerdo con lo que trascendió en la prensa de Goya, el imputado ponía somnífero en la bebida que su concubina tomaba en la cena. 
Ayer a la madrugada, los efectos del fármaco no fueron al parecer tan efectivos como en otras veces y se despertó. Aún somnolienta, la mujer advirtió que su pareja no estaba acostado y escuchó unos gemidos. Se levantó y fue al dormitorio de su hija, donde lo sorprendió abusando de la adolescente. Entre llanto de la chica, el hombre agarró su ropa y salió corriendo de la casa. Buscó refugio en la vivienda de un amigo, en la zona norte de Goya. 
El escándalo despertó al vecindario y fueron a contener a la mujer. Llegó la policía y se inició el procedimiento, dándose intervención a la Justicia.


Mientras la víctima era atendida en el hospital Muniagurria, con asistencia médica y de un psicológico, se inició la búsqueda del depravado. 

La captura

Efectivos de la comisaría 2ª, que interviene por jurisdicción, reunieron información sobre el posible paradero del fugitivo. La sospecha condujo a los agentes hasta un domicilio de la zona norte de Goya, la casa de un amigo del acusado. Al llegar los efectivos, fueron atendidos por el dueño y no tuvo alternativa que permitir el acceso al personal policial, que, con  orden judicial, inició la requisa del inmueble. El hombre fue sorprendido oculto debajo de una cama. Los agentes lo intimaron para que saliera del escondite. Apenas se asomó lo agarraron de los brazos y lo esposaron.  Lo trasladaron hasta el vehículo policial y lo trasladaron hasta la comisaría, donde quedó preso e incomunicado. Probablemente en el transcurso de hoy o mañana, se lo derive al Juzgado de Instrucción Nº 1, donde cumplirá con una rutina judicial. Lo identificarán formalmente, deberá fijar un domicilio y le harán conocer los cargos. Posteriormente, le preguntarán si quiere declarar, pero para este trámite tendrá que designar un abogado o será asistido por un defensor oficial.
Mientras tanto, en sede policial, se recibieron declaraciones  que irán formando parte del sumario para luego elevarlo al Juzgado y se abrirá el expediente. 
La chica habría contado todo en la comisaría, pero deberá ratificarlo de acuerdo con las normas procesales por ser menor. Los peritos realizaron un relevamiento en el dormitorio de la adolescente.