11/12/2019

Actuación honesta de dos suboficiales


Dos suboficiales de la Policía de Corrientes pusieron de manifiesto su honestidad. 
En recorridas de prevención, advirtieron que un conductor había dejado la ventanilla baja del vehículo y sobre un asiento un estuche de una notebook. Permanecieron allí un rato  junto al coche, un Nissan Sendra.
 Al no aparecer el propietario agarraron esa pieza y al verificar su contenido constataron que había dinero y cheques.
Los sargentos Riquelme Sotelo y Arnaldo Lezcano incautaron la pertenencia del automovilista y lo llevaron a la comisaría 1ª, donde quedó depositado.
El hecho ocurrió el sábado 16, cerca de las 6, en la zona de Hipólito Yrigoyen y San Juan, de la capital correntina, dijeron fuentes policiales. 
En el estuche había unos $ 48.000 y cheques al portador, sumando un total de $ 200.000.
 Al estar bajo el vidrio de la ventanilla, ese dinero estaba a mano de cualquiera, en especial de aquellos que suelen caminar junto a los vehículos estacionados para arrebatar lo que encuentran. Con frecuencia rompen el vidrio para robar.
Más tarde concurrieron a la comisaría 1ª el dueño del auto junto a otra persona, quienes manifestaron que le habían sustraído el estuche con la plata y los cheques.
Los policías explicaron lo que ocurrió y lo devolvieron bajo las formalidades para estos casos. Dijeron que se descuidaron y dejaron una ventanilla abierta. 

Analizan detalles del robo en una vivienda    

Agentes de distintas dependencias especiales de la policía provincial colaboran con el personal de la comisaría 1ª de Ituzaingó, para avanzar en la investigación del robo en la casa de un exlegislador. El monto de lo sustraído se estimó en 3 millones de pesos, entre dinero y joyas.
El hecho se descubrió en la tarde de sábado 16, en una finca situada en el barrio Belgrano, de la localidad de Ituzaingó.
El exsenador provincial Juan José Ayala y su familia se ausentaron ese día cerca de las 12 y, al regresar, cerca de las 16, advirtieron que alguien había entrado a la casa.
En la evaluación se estableció que el o los delincuentes treparon hasta la terraza, que tiene comunicación con un ventanal y forzaron la abertura. Una vez en el interior, se dirigió o se dirigieron directamente al dormitorio, donde requisaron muebles y hasta se tomaron el tiempo de revisar los bolsillos de las ropas colgadas en el placar.
Sustrajeron dólares, euros, pesos y joyas, estimándose un total del botín de unos 3 millones de pesos. A los investigadores les llamó la atención que fueron directamente al dormitorio, tomaron el dinero y, como en la búsqueda encontraron  las joyas, también se apoderaron de ellas dejando otros elementos de valor.
Para no entorpecer la investigación, se impuso hermetismo en la investigación. Los efectivos conversaron con vecinos tratando de reunir algún dato de interés e hilvanar una pista. Hay un fuerte trabajo de inteligencia y absoluta reserva.