07/12/2019

​Argentina festejó ante Brasil en el regreso de Messi


En un amistoso que se jugó como si fuera un clásico por los puntos, en total se cometieron 40 foules y las dos selecciones terminaron parejas en amarillas.
 “Se vive la rivalidad más que nunca”, fue la frase de Lionel Messi a la hora de analizar el partido y de disfrutar de su gol, que terminó siendo el de la victoria. Y Leo tiene razón. De amistoso tuvo poco y nada. O mejor dicho, nada. Argentina y Brasil jugaron el clásico como si fuera un choque por los puntos y rasparon durante los 90 minutos. En total, se cometieron 40 foules y terminaron igualados en la cantidad de tarjetas amarillas, con tres por lado.
Si bien el equipo de Scaloni fue la que más infracciones cometió, sobre todo en el primer tiempo, la Verdeamarela metió mucha más pierna fuerte. En el primer tiempo, Casemiro le dio un planchazo a De Paul y Danilo hizo lo propio con Lo Celso. En la segunda etapa, estuvieron más parejos al momento de contabilizar las faltas y una de las más duras fue el golpe de Militao a Messi.
En Argentina, Leandro Paredes fue uno de los más combativos y fue amonestado junto a Tagliafico y De Paul. Por el lado de Brasil, vieron la amarilla Danilo, Militao y Casemiro. El que zafó fue Leo, que cometió cuatro infracciones, dos en cada tiempo y hasta tuvo un cruce con Tite.