13/12/2019

Abrió el Centro Oncológico de Curuzú: “Que nadie pierda nunca la esperanza ni el amor a la vida”, dijo Elena Bonatti Rocca


En lo que es considerado un hecho histórico para Curuzú Cuatiá y el resto de la provincia de Corrientes, quedó inaugurado este viernes el Centro Oncológico “Anna Bonatti de Rocca”, una obra que se erige como modelo de gestión público-privada, con equipamiento de última generación para el diagnóstico y tratamiento del cáncer.
El propósito es que “sea un lugar en que todos puedan recibir un gesto de amor. Que nadie pierda nunca la esperanza ni el amor a la vida”, sintetizó Elena Bonatti Rocca, la fundadora del centro oncológico, durante el acto de apertura, del que participó el vicegobernador Gustavo Canteros y el ministro de Coordinación y Planificación, Horacio Ortega. El gobernador Gustavo Valdés no pudo asistir debido a que se encuentra en Finlandia. 
Elena Bonatti Rocca, que fue declarada ciudadana ilustre de Curuzú Cuatiá, y el intendente de la ciudad, José Irigoyen, fueron los encargados de cortar la cinta para dejar habilitado el Centro Oncológico, que tiene 2.150 metros cuadrados de superficie cubierta, un plantel de 30 personas y alto equipamiento en cuatro áreas: consulta especializada oncológica, diagnóstico por imágenes, quimioterapia y radioterapia. 


Santiago Sturla, presidente de la Fundación Oncológica “Anna y Elena Bonatti Rocca”, dijo que este 15 de noviembre es un “día importante para Curuzú Cuatiá, Corrientes, la región y provincias hermanas, y me atrevo a decir que es una jornada significativa para la Argentina”.
Definió a la institución, que se construyó en 4 años y con donaciones por 15 millones de dólares, como una “obra generosa de Elena Bonatti Rocca, un ejemplo a seguir en todo sentido”. “Frente  a las necesidades locales en la salud y con un mirada solidaria, Elena respondió con la nobleza propia de las buenas personas y las grandes causas”, valoró. 
“Imaginó, proyecto y creó un centro oncológico de primer nivel, con equipos tecnológicos de vanguardia y empleo capacitado, para brindar un servicio de calidad y excelencia. El espíritu del centro, delineado por la misma Elena, es de contención, afecto, esperanza y compasión. La razón de ser son las personas que padecen y necesitan una respuesta médica con dedicada atención humana”, agregó Sturla. 


El ministro Ortega, en tanto, destacó el “compromiso férreo” del Gobierno provincial de “apuntalar la salud y el modelo en que intervienen particulares y el Estado para mejorar la calidad de vida de los correntinos”. 
“El hospital Irastorza [de Curuzú] está recibiendo una importante inversión de $ 44 millones para seguir acompañando la gestión del Centro Oncológico. El gobernador  dispuso más de $ 153 millones para el funcionamiento del centro sea real y efectivo, sabiendo que acá se va a desarrollar no solo la tecnología sino el cariño y el afecto que necesita una persona que padece una enfermedad tan cruda como el cáncer”. 
Elena Bonatti Rocca recordó a su madre, Anna Rocca de Bonatti, a quien dedicó su obra. “Amante de Corrientes, aquí pasó sus días más felices”, la definió.


 

“Creo firmemente en la fuerza y la educación de los antepasados, por eso he decidido hacer este centro. Hay cosas tan inexplicables en la vida que me hacen pensar que hay misterios que no conocemos y que únicamente entenderemos cuando estemos del otro lado”, reflexionó. 
“No le tengo miedo a la muerte, solamente le tengo miedo a la vida cuando desperdicio momentos preciosos. No sé cuantos meses o años me regalará la vida. Trato de alegrarme por todo lo que me rodea y de vivir cada instante”, prosiguió la alma mater del Centro Oncológico. 
“Aprendemos a medir la vida en intensidad, en momentos y no en años. El dolor nos enseña a dar un propósito a la vida, pero necesitamos a alguien que nos acompañe en el dolor”, dijo. 

La República