17/11/2019

Regalar pildoritas de alegría a los pacientes, razón de ser de los payamédicos


Payamédicos Asociación Civil es una ONG sin fines de lucro fundada en el año 2002 por el doctor José Pellucchi, que nació con la misión de contribuir a la salud emocional del paciente hospitalizado. Para ello, se utilizan recursos psicológicos y artísticos relacionados con juegos, música, teatro, técnica de clown, magia y el arte humorístico en general.
 
Este movimiento también hizo pie en Corrientes hace un par de años y para conocer más en detalle el trabajo que realizan, Quintaesencia entrevistó a Karen Gómez Curimá y Matías Altamirano. “En la actualidad, el payamédico es considerado como un agente de salud y terapéutico porque es aquella persona que acompaña o sabe acompañar desde la alegría y con la finalidad de transformar estos espacios como los hospitales u otros, donde se ponen en juego un montón de emociones y sensaciones”, comentó Karen, quien es licenciada en Psicología.
 
“Lo que hace el payamédico es poder transformar, poder crear un clima, un territorio, de deseo de producción con el otro y se me vienen un montón de situaciones de agenciamiento, como se llama, tanto en el hospital pediátrico como en el hospital escuela, en donde nos presentan las limitaciones que tiene el paciente y después, se logra la transformar la realidad de un modo mágico, asumiendo ese poder que tiene la persona y desde allí, generar ese cambio”, agregó.
 
Por su parte, Matías quien es músico y luthier, comentó que siempre recurren y respetan las ganas del paciente en ser parte de la dinámica que se genera. Esa intervención, es llega hasta donde la persona hospitalizada lo permite, porque la relación se basa en la interacción entre el paciente y el payamédico.
 
“Porque siempre es acción que involucra a ambas partes, no sólo como acción como movimiento físico sino como lugar de conexión a través de la mirada, desde la palabra, desde esa energía que se pone en movimiento, que se ponen en juego y que determina cómo vemos, sentimos y vivimos las distintas situaciones y realidades”, señaló Karen.
 
“La decisión o no de entrar en contacto con un payamédico es enteramente del paciente. El payamédico nunca ingresa a una habitación o un espacio como una imposición, siempre se pide permiso y es el único momento en que el paciente te puede decir no. A veces, en algunas salas encontramos personas que dicen que no quieren ser parte, pero de una manera u otra, se van sumando”, dijo Matías.
Pero para antes de ingresar a una habitación, los payamédicos hacen un trabajo previo en el que hablan con los médicos que los están atendiendo, “y ellos son los que nos cuentan con quién nos vamos a encontrar, sabiendo qué cosas conviene hablar y jugar. Y a partir de ahí, se va construyendo una relación con el paciente y así se desplaza la atención de que aquella situación médica por la que van atravesando”, aseguró Karen. “También siempre vamos de a dos o más como para que sea una apuesta de trabajar con el otro, de establecer ese espacio para crear desde el juego”, agregó.
 
Para ser payamédicos se debe cumplimentar una formación que incluye dos instancias, una denominada Payamedicina, “donde vemos conceptos médicos, psicológicos y conceptos propios, además del concepto ético, en el que trabajamos el abordaje del trabajo con paciente. Además, se realizan formaciones en Payateatralidad, que brinda herramientos y recursos de teatralidad para trabajar con los pacientes”, comentaron los payamédicos correntinos.
 
En la actualidad, existen grupos de payamédicos en varios puntos de la provincia como Goya, San Roque, Mercedes y capital, entre otros, todos con el ánimo de acompañar a las personas hospitalizadas, a tener un paso más amable y hasta alegre.
 
Para conocer las actividades, en especial las referidas a las formaciones que realiza esta entidad, se pueden contactar con nosotros a través de la página Payamédicos en Corrientes. Amor por un mundo mejor.