22/10/2019

La Apefic celebra la decisión de invertir en Corrientes de la sociedad Garabí-Forescape


Desde la Asociación Civil Plan Estratégico Foresto-Industrial de Corrientes (Apefic) manifiestan su expectativa porque se confirmó que el grupo argentino Garabí, dedicado a administraciones agropecuarias en la región mesopotámica, y la europea Forescape, con iniciativas en la Argentina y Brasil, comenzarán a construir a fin de año un aserradero en Gobernador Virasoro, que será el más moderno del país.
La inversión de la primera etapa está calculada en unos USD 80 millones y la producción se destinará a la exportación. Ocupará al comienzo 210 personas de manera directa. En una segunda etapa se le dará mayor valor agregado a la madera aserrada, consumiendo aproximadamente 1,2 millones de toneladas de materia prima cultivada localmente. La inversión total alcanzará los USD 250 millones y se prevén 800 puestos directos. Del 15% al 25% de los empleos será para personal capacitado.
 “Estamos muy contentos porque este proyecto se suma a otras empresas existentes y en construcción en la en el sector forestoindustrial de la provincia de Corrientes, como son las plantas de bioenergía en San Alonso y Santa Rosa”, manifestó el presidente de la Apefic, Juan Ramón Sotelo.
El aserradero introducirá tecnología de punta en la Argentina incluyendo nuevas herramientas en control de calidad y optimización de procesos.
Sotelo señaló que “a diferencia del resto de las cadenas, el aspecto social es uno de los principales impactos de la forestoindustria de la provincia que hoy se traduce en la generación de más de 4000 puestos de trabajo en forma directa, a lo que se le sumarán 1.000 puestos de trabajo más provenientes de estas nuevas empresas,  con el agregado de que son complementarias entre sí por el aprovechamiento de sus subproductos; todo esto además dentro de una dinámica positiva en efectos ambientales”, concluyó.

Exportar como alternativa

Desde Garabí reconocieron que el actual contexto económico del país dificulta que el volumen de madera  que se produzca sea absorbido totalmente por la industria provocando una dependencia del mercado interno. Destacaron que Corrientes les ofrece “la posibilidad de contar con materia prima de calidad para su manufactura y posterior exportación” y que eso “permitirá fortalecer la demanda y reactivar la actividad”, apuntaron.
Para los titulares de la compañía, “es necesario enviar señales de estabilidad y sostenibilidad de la demanda para lograr que ingresen mayores y mejores inversores a la actividad, que aún se encuentra lejos de alcanzar su potencial”.
De acuerdo con estimaciones nacionales, la oferta y la demanda de pino y eucalipto en Corrientes incrementará su brecha, lo que dará lugar a “un mercado más atractivo para la industria”, analizaron los empresarios. Garabí administra 33.800 hectáreas de campo; 16.000 forestadas con pino y eucalipto. En  2021 espera sumar 18.350 hectáreas incluidas en proyectos actuales.