22/10/2019

Redoblan esfuerzos para hallar a familiares del bebé abandonado

Se trata de Luis Nazareno, tal como propusieron llamarlo, hasta que se lo inscriba formalmente en el Registro Civil. Fue dejado en un baldío la semana pasada. Continúa internado en el hospital Vidal, con buen estado de salud. Instan a encontrar a su madre o a la familia extendida, para garantizar sus derechos. La búsqueda durará por lo menos 30 días.


Desde el Consejo Provincial de la Niñez, Adolescencia y Familia difundieron ayer un llamado a la solidaridad, para pedir la colaboración de la comunidad en el aporte de datos sobre la posible familia biológica del bebé encontrado la semana pasada en estado de abandono en un basural, en San Luis del Palmar.
“El Consejo Provincial de la Niñez, Adolescencia y Familia, en cumplimiento de lo dispuesto por la Ley 26061 de Protección Integral de los Derechos del Niño, y con el fin de localizar a la mamá o familiares del pequeño niño que fue encontrado en el basural en la localidad de San Luis del Palmar, se llama a la solidaridad de cualquier vecino que pueda aportar datos referentes a la progenitora del niño, reservando su identidad o de forma anónima. Los que quieran pueden hacerlo al siguiente número 379 4409588, línea 102”, señala el comunicado.
“No existe ningún dato sobre la mamá, ni tampoco ningún otro familiar. Mientras tanto, sigue en el hospital y en buen estado”, apuntaron fuentes oficiales al ser consultadas por este medio.

Plazos de adoptabilidad

“Entendemos la solidaridad y el buen corazón de la gente que se comunicó y se acercó al hospital en los últimos días. Pero se debe entender que este bebé no está –por el momento– en condiciones de adoptabilidad”, explicó a La República la referente del Consejo Provincial, Analía Monzón, en sintonía con las declaraciones de la jueza de Menores, Rosa Esquivel, a medios radiales.
“El organismo tiene la función de proteger al niño y garantizar todos sus derechos. Se debe buscar a su familia de origen, porque así lo establece el procedimiento: se debe agotar la búsqueda dispuesta por el Código Civil (artículo 607, Inciso A), por el derecho del niño a tener lazo con su familia de origen. El plazo es de 30 días, prorrogable con razón fundada por el mismo período. No se habla solamente de la madre, puede ser de una abuela, tíos, o un padre que tenga la sospecha de que ese pudiera ser su bebé”, explicó la referente.
“Es independiente a las sanciones penales que puedan existir por el abandono, estamos ante una mamá de la cual no sabemos su situación. Se debe buscar”, insistió.
De ese modo, “una vez agotados los plazos, entonces es el juez quien habilita la situación de adoptabilidad, en caso de no aparecer ningún familiar”, apuntó.
Si aparecen indicios de algún posible familiar, “el organismo acompaña y se hacen procedimientos para comprobar el vínculo, y garantizar también la seguridad y la integridad del menor”, remarcó.
“El Estado debe garantizar el derecho del niño a la familia, a través de políticas y programas de fortalecimiento familiar, crear las condiciones para que los niños y niñas puedan crecer en sus contextos familiares y comunitarios y cuenten con las garantías necesarias para el ejercicio de sus derechos”, explicaron desde el Consejo, y por ese motivo “se deben agotar todas las instancias  para que los niños vivan en familia, y acompañarlos a sobrellevar ciertas situaciones. La familia, cualquiera sea su forma, es el lugar en que niños y adolescentes deben encontrar resguardo y protección, lazos afectivos que los ayuden; para un niño, niña o adolescente, vivir en familia es, o debería ser, vivir en un lugar de refugio, pertenencia y protección”, remarcaron desde el organismo en el llamado a la búsqueda de los familiares.