08/12/2019

Maxi Meza, un niño de Caá Catí en el fútbol mexicano


Maximiliano Meza vive tiempos difíciles en el Club de Fútbol Monterrey. El futbolista nacido en Caá Catí, pequeña ciudad de poco más de 7.000 habitantes del departamento de General Paz de la provincia de Corrientes, fue el fichaje más importante de los Rayados al inicio del 2019, pero su bajo rendimiento en el Torneo Apertura lo situó en el foco de todas las críticas. Una situación que provocó que los dirigentes del equipo mexicano se plantearan su venta, después de que el centrocampista no haya colmado las expectativas que había generado su incorporación.

Maxi Meza es el futbolista ofensivo de la plantilla de Monterrey que más se ha depreciado en el último semestre, pasando de 14 millones de dólares a 10 millones, según los datos de la web especializada Transfermarkt. El club regiomontano pagó 15 millones de dólares a Club Atlético Independiente por el volante, una cifra considerable teniendo en cuenta las grandes cantidades de dinero que mueve el fútbol en los últimos años. Por este motivo, el club mexicano exigió un alto valor por su venta ante el interés de Boca Juniors, especialmente tras la venta de Nahitan Nández al Cagliari Calcio del fútbol italiano por 18 millones de euros. De hecho, Duilio Davino, presidente de Rayados, afirmó que no estaba dispuesto a negociar por el futbolista argentino, por lo que el conjunto xeneize tendría que abonar la cláusula de rescisión, 20 millones de dólares.

Tras su frustrado fichaje por Boca Juniors, Maxi Meza, que siempre ha sostenido que su cabeza ha estado en todo momento en Monterrey, ha ganado regularidad en la plantilla de los Rayados. El centrocampista nacido en Caá Catí ha disputado siete partidos como titular en las ocho primeras jornadas de la Primera División de México. Además, el argentino terminó el pasado 30 de agosto con su sequía goleadora de más de seis meses sin marcar un gol, después de anotar el 1-0 frente a Pumas en la séptima jornada. Un rendimiento que señala que el proceso de adaptación al fútbol mexicano está llegando a su fin para un Maxi Meza que sueña con volver a vestir la albiceleste.

El centrocampista oriundo de Corrientes fue la gran sorpresa del exseleccionador Jorge Sampaoli para el Mundial de Rusia 2018, donde llegó después de convertirse en uno de los mejores interiores de la temporada 2017/2018 con el Rojo. Un sueño cumplido para un futbolista que se formó en los potreros de Caá Catí, donde brilló con su club, Cambá Porá, y que llegó a Club de Gimnasia y Esgrima La Plata con apenas 17 años. Debutó en la primera el 10 de diciembre de 2012, en la victoria por 2 a 0 frente a Club Social y Deportivo Merlo en el torneo de la Primera B Nacional. En 2016 se confirmó su pase a Club Atlético Independiente, equipo que le permitió convertirse en jugador de Selección. Un niño humilde que se divertía jugando al fútbol en los potreros de Corrientes que ahora sueña con triunfar en el fútbol mexicano.