22/10/2019

​Con apoyo del oficialismo y la oposición, Diputados aprobó la prórroga de la emergencia alimentaria


La Cámara de Diputados de la Nación aprobó este jueves en general el proyecto de emergencia alimentaria, que establece un incremento del 50% como mínimo de las partidas presupuestarias del año destinadas a programas de alimentación y nutrición.
Con el apoyo del oficialismo y la oposición, la iniciativa, que prorroga hasta el 31 de diciembre de 2022 la emergencia alimentaria, obtuvo 222 votos a favor, ninguno en contra y una sola abstención.
Con movilización de las organizaciones sociales en las afueras del Congreso, los legisladores aprobaron en el recinto el proyecto que se estima tendrá un costo fiscal de entre 8.000 a 10.000 millones de pesos. Ahora, la iniciativa deberá ser discutida en el Senado.
El oficialismo apoyó la propuesta impulsada por la oposición, aunque destacó “los esfuerzos” del Gobierno en materia de asistencia social.
La sesión se inició a las 12.14 con un cuórum de 135 diputados. El oficialismo, de acuerdo con un acuerdo previo, contribuyó al cuórum y a reunir los dos tercios necesarios para habilitar el debate del proyecto. Era necesaria esa mayoría especial porque la iniciativa no pasó antes por comisiones.
El primer orador fue el diputado Daniel Arroyo (Red por Argentina), que calificó como “una catástrofe” la situación social en el país. Dijo que se incrementó la demanda en merenderos y comedores comunitarios, y afirmó que la situación “se ha agravado en los últimos veinte días por la caída de la actividad económica y el aumento de los alimentos”. 
Definió al proyecto de emergencia como una ley necesaria “para garantizar lo mínimo, que es el abastecimiento de comedores escolares y comunitarios, así como de merenderos que se han abierto en estas últimas semanas en las zonas vulnerables”. Consideró que “la ley ayuda y acelera los procesos licitatorios para la compra de alimentos”.
Desde la bancada oficialista, el diputado Héctor Toty Flores anticipó la decisión de Cambiemos de acompañar el tratamiento de la iniciativa, pero puso el acento en destacar los esfuerzos del Gobierno para luchar “contra una pobreza estructural que lleva décadas en la Argentina”. 
Subrayó que la actual administración nacional fue la que amplió los alcances de la asignación universal por hijo al incluir a monotributistas e incrementar las partidas destinadas a asistencia social. 
Aludió también a las medidas adoptadas en los últimos días para aliviar la situación provocada por la devaluación posterior a las elecciones primarias: eliminación del IVA en productos de la canasta básica, aumento del salario mínimo y de la asignación universal. 
Flores exhortó a “buscar la salida para el problema de la pobreza estructural, que no se resolvió cuando la Argentina crecía a tasas chinas y la soja estaba a seiscientos dólares la tonelada”.
El diputado Carlos Castagneto (FPV-PJ) consideró que “volver a tratar esta ley después de tantos años es una consecuencia de la falta de decisión política del Gobierno nacional para incrementar las partidas presupuestarias alimentarias”.