16/11/2019

El gobernador dispuso investigar las construcciones soterradas de la Legislatura


El gobernador Gustavo Valdés visitó este miércoles la Legislatura para conocer los pormenores del hallazgo de construcciones que datarían del siglo XIX en el edificio, junto con expertos que trabajarán allí para determinar el valor histórico de lo encontrado.
Valdés fue recibido por el vicegobernador Gustavo Canteros; el presidente del Instituto de Cultura de la Provincia, Gabriel Romero, y las especialistas Marisol Maciel y María del Carmen Núñez Camelino.
“El gobernador se interesó mucho por este tema y comprometió todo de parte del Estado para que se realice la investigación como corresponde, pero todavía no estamos en condiciones de decir que hay debajo de este lugar”, explicó Canteros.
Lo que se encontró es “una cisterna de unos 3 metros de diámetro y 3 metros de profundidad”, detalló Romero. “Habitualmente, cisternas de este tipo eran parte de aljibes”, explicó el funcionario, que es arquitecto.
Además, hay en el lugar del hallazgo, que corresponde a lo que era el despacho del senador provincial Víctor Giraud, “un arco de ladrillo, que, aparentemente, sostiene un muro. Hay que seguir investigando para saber a qué parte estructural pertenece”, dijo Romero. 
En el lugar se habría producido un hundimiento de suelo, razón por la cual comenzaron con los trabajos de albañilería. Fue cuando se encontraron con edificaciones que parecen ser de siglos atrás.
El hallazgo despertó interés en historiadores de la ciudad. “Al enterarme de las obras que estaban realizando en la Legislatura y teniendo como antecedentes los túneles de Santa Lucía, me notificaron de que habían descubierto unas obras por lo que me constituí en el lugar, pedí permiso, fui a ver y me encontré con la sorpresa de un pozo ciego o un pozo de balde o un aljibe, que luego determinarán los arqueólogos qué es en realidad. Yo simplemente hago una aproximación histórica, pero sí puedo decir que es todo material cocido y todo muy bien realizado. Esto fue sobre la pared que da al sur en la Legislatura en el mismo lado del edificio”, contó a La República Eduardo Galiana.
“En el lugar donde actualmente está la Legislatura había un edificio anterior de 1905 y este que está hoy es de 1926, con lo cual puede ser que haya habido un patio de la construcción primigenia. Pero estas conclusiones deben surgir de una investigación más profunda”, consideró Romero, especialista en arquitectura colonial y precolombina.
“Una vez que tuve conocimiento del hallazgo, por sugerencia del gobernador, di aviso inmediato a los especialistas de las áreas de Cultura y Patrimonio y hoy realizamos una recorrida por el lugar”, dijo el presidente del Instituto de Cultura. 
“Este es un edifico histórico que tenemos el compromiso de respetar y conservar, por lo cual nos parece importante que los equipos técnicos investiguen. En base a las recomendaciones se tomarán las medidas correspondientes”, expresó el vicegobernador Canteros.
“La ciudad de Corrientes fue fundada en 1588. Desde el comienzo, se instalaron algunas congregaciones sacerdotales, entre ellas los franciscanos, y muchísimas construcciones quedaron enterradas a través del tiempo, porque fueron construyéndose encima de otras”, describió Galiana.
“La zona de la Legislatura y de la Casa de Gobierno corresponde a la iglesia matriz, hoy la Casa de Gobierno, y al cementerio, donde hoy está la Legislatura. Hasta fines del siglo XIX (1800), la iglesia matriz subsistió en ese lugar y el cementerio fue trasladado allá por 1826, aproximadamente, porque era insalubre y se prohibió el enterramiento en las iglesias, es decir que lógicamente también se prohibió en el cementerio central”, agregó.
“En el 1600 aparecen los jesuitas, que son requeridos por el Cabildo de Corrientes. Ya para entonces estaban los franciscanos, los mercedarios, los dominicos y todos ellos venían preparados con arquitectura, con industria. Comenzaron a instalar sus fábricas y, para ellos, las fábricas significaban la industria de cocer el ladrillo, la teja y los mosaicos, es decir que introdujeron nuevas técnicas de construcción que sustituyeron a las de barro”, por lo que, teniendo eso como parámetro, se puede pensar que lo hallado en la Legislatura podría tratarse de una construcción de aquella época colonial.
“Se supone que cada una de estas casas tenía túneles de escape como defensa a fin de protegerse de los ataques de los indios del Chaco y siempre se sostuvo que existió una línea de túneles en la ciudad”, recordó el abogado e historiador.