18/09/2019

Desde la cárcel, el exintendente Faraone negó vínculos con narcos

Habló cómo lo relacionaron con Morenita Marín, también detenido acusado de liderar una banda que comercializaba marihuana.  


Juan Manuel Faraone, que se desempeñó como intendente de Empedrado 1991-1997, realizó  ayer declaraciones a varias emisoras radiales de Corrientes desde el penal de Ezeiza.
El exjefe comunal se encuentra preso desde octubre del año pasado por orden del Juzgado en lo Criminal y Correccional Federal Nº 12 de Buenos Aires. Enfrenta cargos por presuntos vínculos con bandas narcos. En esa fecha también quedaron presos su hija,  Agustina Faraone Sigel, y el esposo de ella, Joselino Borjas, ambos gendarmes.

El encuentro con Marín

Juan Faraone está alojado en el  Pabellón A del Módulo Nº 6 del penal de Ezeiza, provincia de Buenos Aires. Comparte espacio con otros detenidos por narcotráfico, de la causa denominada los “cuadernos de las coimas” y con Jorge Castillo, a quien lo llaman el “rey de la Salada”, entre otros.
Ayer, desde su lugar de detención, realizó declaraciones a programas de las radios Dos, Sudamericana y Mitre Corrientes, entre otros medios de la capital correntina.
“Esta situación me devastó y destruyó a mi familia. Estoy destrozado anímicamente”, dijo Faraone.
Consideró que “es una causa que está direccionada. No tuve ni tengo una relación con el exjuez federal Soto Dávila ni con Federico Marín”.
Recordó que “un día llegó a casa Alejandro Maidana, a quien se lo conoce con el apodo de Tucu. Mi relación con él solo se limitaba a algunas salidas. No había otro vínculo. Estaba en la vereda de mi domicilio cuando llegó Tucu junto a otra persona, a quien presentó como Federico Marín, quien quería hablarme. Le pregunté en qué podía servirle. Me contó que tenía una camioneta y la secuestraron y en el procedimiento detuvieron a su mujer. Me pidió que le ayudara a encontrar a un abogado porque sabía que yo conocía a buenos penalistas”.
“Federico me dijo que sabía que conocía a Jorge Buompadre y Nelson Pessoa, a la vez que me manifestó que contrató y pagó a otros abogados, pero no solucionaron nada. Le respondí que no era amigo de Buompadre ni de Pessoa, pero podía hablarles”.


Faraone, cuando fue apresado en 2018.

“Me comuniqué con Pessoa, quien me dijo que podía hacer el escrito, pero que no atiende a narcos. Hasta ese momento no sabía quién era Marín. Mi gestión ante Pessoa era para que le diera la detención domiciliaria a la mujer, que tiene 4 o 5 hijos. Le comenté a Pessoa que no sabía si eran o no narcos. Me preparó el escrito, que lo presentó en la Cámara de Apelaciones y ahí terminó mi relación con y contacto con Marín”.
Agregó que “seguí manteniendo conversaciones con el Tucu Maidana porque yo quería vender dos vehículos, venta que posteriormente se concretó”. 
Expresó que “días después leí una nota en el portal de radio Sudamericana que decía: persecución y tiroteo. Entré en duda si era o no el auto que había vendido. Llamé al celular del Tucu Maidana y me atendió Federico Marín”.
Aclaró que “cuando dije que vayan a Empedrado, era para que me pagara el vehículo. Tal vez esa charla se interpretó otra situación. Solo quería cobrar por la venta de la camioneta. No estaba en esos momentos en Corrientes. Me encontraba en Buenos Aires”.
“Me vinculan con la causa conocida como Operativo Sapucay. Dieron vuelta mi casa y no encontraron nada. Cuando fueron a detenerme pensé que era por evasión impositiva. No entendía cuando me dijeron que era por una causa de narcotráfico”, dijo.

“Nunca fui amigo del exjuez Soto Dávila”  

Juan Faraone habló también de su relación con el exjuez  federal Soto Dávila y el tan comentado ofrecimiento de un ejemplar de dorado que se interpretó como un envío de marihuana.
“No tengo amistad con Soto Dávila. Lo conocí por mi función pública. Una vez nos cruzamos, intercambiamos saludos y surgió en ese instante una conversación sobre pesca y allí le dije que le llevaría un  dorado. Cuando conseguí el pescado lo llamé a la casa porque no tenía su celular. Al final nunca le llevé el dorado y lo terminé comiendo”. 
Consideró que “en todo esto hay una intencionalidad política. Querían sacarlo a Soto Dávila del  Juzgado Federal Nº 1 y no se por qué terminaron llevándome a mi, a mi hija y su esposo. Demostraré mi inocencia”.

La situación de Terán   

“El exintendente de Itatí Natividad Terán quedaría en libertad  porque no le encontraron nada. No hay forma de mantener la acusación”, consideró Juan Manuel Faraone en declaraciones radiales. Manifestó además que “es probable que en los próximos días se conozca quiénes acordaron un juicio abreviado”.

La voz de un arrepentido   

El 19 de octubre de 2018, por disposición del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 12, con intervención de la Procuraduría de Narcocriminalidad de la Nación (Procunar), los gendarmes registraron dos inmuebles ubicados en el partido de Tigre, uno en la ciudad de Monte Grande, uno en la ciudad de Ezeiza, seis en la ciudad  de Corrientes, uno en Empedrado y uno en la localidad chaqueña de Fontana. 
Se detuvieron a seis personas, entre ellas al exintendente de Empedrado Juan Manuel Faraone, a quien lo vinculan al denominado “Operativo Sapucay”, que se concretó el 14 de mazo de 2017.  
Intervinieron en los procedimientos efectivos del Destacamento Móvil 6, Escuadrón Seguridad Vial “Autopistas Sur”, Escuadrón 51 “Resistencia”, Escuadrón Núcleo 48 “Corrientes” y de la Unidad de Investigaciones y Procedimientos Judiciales “Corrientes”, con apoyo de la Prefectura Naval Argentina. 
La investigación se relacionó a una causa judicial por infracción a la Ley de Estupefacientes N° 23737. Después del denominado “Operativo Sapucay”, que tuvo a la localidad de Itatí como centro de los procedimientos, la investigación continuó. Las unidades de inteligencia de las fuerzas de seguridad, supervisadas por el juez de la causa, fueron avanzando con escuchas telefónicas, seguimientos discreto de sospechosos. 
La situación de los detenidos tomó un giro inesperado cuando el 13 de noviembre de 2018 tomaron estado público revelaciones de un  preso. 
“En el marco de la organización de la que formé parte, hubo contacto con funcionarios políticos y judiciales para obtener determinados beneficios”. El testimonio forma parte de las declaraciones que hizo un detenido-arrepentido en la causa conocida como “Operativo Sapucay”.
El preso implicó al juez federal Carlos Soto Dávila, al secretario pena  Federico Grau y al exintedente de Empedrado Juan Manuel Faraone, entre otros.