16/11/2019

Paso de los Libres: el PJ se dividió por falta de acuerdo entre Ascúa y Yardín


El sábado a la medianoche  finalizó el cierre de inscripción de candidatos a concejales para las elecciones del 27 de octubre y en Paso de los Libres el peronismo no mostró la cara que intentó instalar a nivel provincial, porque lejos de tener una lista de consenso, se priorizaron las diferencias personales por sobre la construcción colectiva. Todo se dio en el marco de la intervención del Partido Justicialista (PJ). 
Esa noche se hizo pública la diferencia entre el intendente Martín Ascúa y el diputado provincial Alfredo Yardín; el primero un joven intendente que con solo dos años de gestión en la mochila muestra constantemente su falta de cintura  política para negociar y, por su parte, el legislador es un reconocido dirigente que le disputó sin éxito la intendencia al radicalismo y agrupa a parte importante del peronismo libreño.
Según fuentes consultadas, la negativa de Ascúa de darle un lugar a Yardín en la lista de concejales fue el detonante. Ante ello, el diputado pegó el portazo y salió a buscar sello para no quedarse afuera de la contienda electoral. Tras una negociación, Yardín consiguió el sello de Es Posible e inscribió a su sector por afuera de la lista local del Frente de Todos.
En Libres no entienden por qué los dirigentes desaprovecharon la oportunidad de mostrarse unidos siendo gobierno, tal como reclamó Julio Sotelo al asumir como interventor del PJ. En la misma línea cuestionan el papel de Celeste Ascúa, hermana del intendente, actual funcionaria municipal y primera candidata del FDT, porque “resta más de lo que suma”.
Critican que hayan primado las diferencias entre Ascúa y Yardín y reclaman que debieron tener madurez política para mostrarse fuertes en una de las elecciones previas a la votación de intendente que sucederá en dos años, donde los libreños evaluarán la gestión del PJ.