22/11/2019

Copa Libertadores: Boca igualó, pasó y espera

Con el 3-0 en la ida, el Xeneize justificó su lugar en semifinal, donde podría enfrentar a River. Anoche fue un trámite ante la Liga de Quito. 


Boca Juniors logró anoche la clasificación para las semifinales de la Copa Libertadores en lo que fue más una conformación que otra cosa, ya que en el partido de ida le había ganado por 3 a 0 a Liga de Quito en la capital ecuatoriana, pero el 0-0 deayer le terminó resultando bastante caro porque se retiraron lesionados Eduardo Salvio y Ramón Ábila que, como mínimo, se perderán el clásico con River Plate de este domingo.
Las lesiones, para ambos lados, fueron las que terminaron acaparando el interés de la noche dada la chatura del partido, ya que en los ecuatorianos el que peor la pasó fue el defensor Christian Cruz, que sufrió una luxofractura en el tobillo derecho cuando sobre la media hora del primer tiempo se le clavó el botín en el césped al estirarse para bloquear con la pierna izquierda un disparo al arco de Carlos Tévez.
El otro lesionado en los quiteños fue el volante Jordy Alcívar cuando promediaba el segundo período y ya todo estaba resuelto y lo único que esperaban los protagonistas era el todavía lejano pitazo final del árbitro brasileño Wilton Sampaio.
Claro que para los hinchas de Boca la historia de hoy se había terminado mucho antes, y por entonces todo apuntaba al partido del domingo con River y el reclamo por una victoria en el Monumental, tratando de empezar a lamerse las heridas de la final copera perdida en Madrid el año pasado.
Pero los lesionados seguramente le abrirán un asterisco de cuestionamiento a Gustavo Alfaro, cuando se plantee el interrogante respecto de si era necesario utilizar a todos los titulares para este encuentro cuando la clasificación estaba prácticamente consumada. Es que salvo otro jugador con un lesión muscular como Salvio y Ábila, tal fue el caso de Mauro Zárate, al que reemplazó Tévez, otra de las figuras boquenses, ayer jugaron la revancha los mismos que ganaron en Quito y que seguramente Alfaro tenía también en mente para el superclásico del domingo. “Ojalá mañana [por hoy] se clasifique River, porque tengo ganas de jugar otro superclásico con ellos en esta semifinal de Libertadores. Y también deseo estar el próximo domingo”, alertó Tévez.

Sobresalto con De la Cruz

River Plate, campeón vigente y con la ventaja que le otorga el triunfo 2-0 de local en la ida, buscará hoy  avanzar a las semifinales de la Copa Libertadores cuando visite en Asunción a Cerro Porteño de Paraguay, en la revancha por los cuartos de final del certamen continental.
El encuentro se jugará en el estadio General Pablo Rojas, conocido como la Nueva Olla, desde las 19.15 hora argentina, contará con el arbitraje del chileno Julio Bascuñan (el VAR estará controlado por el colombiano Nicolás Gallo) y será televisado por la señal de cable Fox Sports.
River tiene la oportunidad de pasar a las semifinales ganando, empatando o perdiendo por no más de dos goles; de ser derrotado por 2-0 la definición llegaría con remates desde el punto penal.
En caso de anotar un gol, no sólo evitará la posibilidad de penales, sino que además obligará al conjunto paraguayo a convertir al menos cuatro tantos para poder eliminarlo.
En la jornada previa al juego, Nicolás De la Cruz y todo River vivieron una mañana escandalosa en Paraguay tras la detención del uruguayo, que finalmente quedó solucionado luego de declarar. El jugador del Millonario estaba acusado por hechos ocurridos en la final de la Copa Libertadores Sub-20 de 2016, cuando vestía la camiseta de Liverpool de Uruguay.
Sobre lo sucedido, el titular  riverplatense, Rodolfo D’Onofrio se mostró preocupado por el tenso clima que siente en Asunción. “Hago responsable a Cerro Porteño y a quien sea del cuidado de los hinchas argentinos”, afirmó.
D’Onofrio dijo además que  “lo único pido es la seguridad de los dos mil simpatizantes argentinos. Noto un clima tenso, nervioso. Algo pasa. Nunca me imaginé esto. Lo más importante es que llamemos a la calma. Esto es un juego”.