07/12/2019

Muy afectada por crisis nerviosa y armada, causó tensión familiar

El incidente ocurrió por la mañana. Un mediador policial hizo deponer la actitud violenta de la mujer. Dos menores fueron retirados de la casa.


Una señora muy afectada por una crisis nerviosa agarró un arma de fuego efectuó unos disparos y amenazó con desatar una tragedia familiar. 
Horas después, la intervención de un mediador policial hizo que depusiera su actitud. 
Dos menores que se hallaban en la casa fueron retirados en medio de la tensión. 
El conflicto estalló en la mañana de ayer y se extendió hasta cerca de las 13, en un domicilio situado en Río Chico y Sheridan, del barrio Apipé, de la capital correntina, dijeron fuentes policiales.
El sumario quedó a cargo de la comisaría 9ª, con intervención de la Fiscalía de Instrucción Nº 6, de Gustavo Roubineau.

Día de furia

Una señora, madre de dos nenas de 1 año y otra de 4, mantuvo una discusión con su pareja el martes y ayer continuó el enojo. Pidió al hombre que se retirara de la casa.
La pareja de la mujer, que se identificó como Gustavo, en diálogo con radio Sudamericana, comentó lo que ocurrió.
Dijo que “el martes nos cortaron el suministro de energía y ella se enojó mucho. Me responsabilizó a mí. Discutimos y me tuve que ir de la casa porque me amenazó”.
Recordó que “tomó un arma de  fuego, efectuó varios disparos hacia el suelo”.
Indicó que “sabía que no cometería agresión contra las nenas, pero igual me fui preocupado”.
Señaló que “su enojo fue creciendo. Se fue hasta la casa de mi hija más grande y amenazó con derribar el portón con la camioneta. En el vehículo estaba la nena de 4 años”.
Manifestó que “con ella estoy en pareja desde 2014. Mis hijos, de mi matrimonio anterior, me dijeron que haga la denuncia y hablé con un juez como una manera de buscar un asesoramiento para encontrar una mejor salida a esta situación”.
Expresó que “hablando con mi suegra, la madre de mi actual pareja, contó que, cuando regresó a casa, bajó de la camioneta muy enojada y le pegó una cachetada a la beba, que estaba tomando la mamadera. Estaba fuera de control y, antes de que todo empeorara, mi suegra salió del departamento con sus dos nietas”.
 “Mi pareja sufre de desequilibrios emocionales y necesita atención médica. Su madre me dijo que ese problema lo tiene desde hace tiempo. Llevaré a mis hijas, la beba y la nena a Loreto, porque no puedo dejarla con la madre. Es un riesgo por los desequilibrios que sufre”, contó.

Intervención policial

Mientras el fiscal de Instrucción Nº 6, Gustavo Roubineau, y el Juzgado de Menores Nº 3 realizaban las gestiones que le corresponden personal policial se ocupó de controlar la situación en el domicilio. 
Intervinieron el comisario inspector Ramón Gómez, el oficial ayudante Bernabé Rodríguez, el sargento 1º Rafael Escalante, la cabo 1ª Melisa López  y el sargento Julio Monzón. Además, el mediador policial Alejandro Bottini.
Se preservó la zona. Los policías cortaron el tránsito vehicular en las calles adyacentes para evitar daños a terceros.
Cerca de las 13, Bottini logró persuadir a la señora, quien fue contenida por personal femenino de la repartición y la retiraron del domicilio. 
La llevaron al Hospital de Salud Mental “San Francisco de Asís”, donde quedó internada y su libertad quedó a disposición de la Justicia.