24/08/2019

Un violento ataque de arrebatadores sufrió periodista y escritora

Moni Munilla resultó herida por trozos de vidrios de la ventanilla que destrozaron los delincuentes para robarle sus pertenencias.


La periodista y escritora Moni Munilla resultó lesionada en una mano durante el ataque de arrebatadores. La despojaron de su cartera.
El violento robo se perpetró en la noche del martes, cerca de las 20, en la avenida Chacabuco y General Paz, donde su esposo, que manejaba el auto, esperaba la luz verde del semáforo. La denuncia quedó radicada en la comisaría 19ª.
Moni Munilla, que trabajó varios años en el diario El Litoral, contó que “frenamos por la luz roja del semáforo y en esos momentos escuché  una detonación. Destrozaron el vidrio de la ventanilla de la puerta y el ladrón metió la mano y agarró mi cartera y huyó con su cómplice, que manejaba la moto”.
Recordó que “bajé y corrí unos metros gritando, pero al parecer nadie se daba cuenta de lo que había ocurrido y me desvanecí”.
Momentos después arribó la policía y una ambulancia.
Munilla resultó con algunos cortes en una mano causadas por fragmentos de los vidrios de la ventanilla.
En la cartera tenía tarjetas de crédito, documentación, anteojos de receta y otros efectos personales, entre ellos recuerdos familiares y algo de dinero.
Este ataque se suma al que se registró el sábado, en el que una mujer resultó herida de gravedad y aún se encuentra internada.
En horas de la tarde del sábado 10, Margarita Godoy (60) se dirigió a la casa de una amiga. Se dedica a la venta de productos de cosméticos por cartilla. Cerca de las 20.30 decidió regresar a su domicilio. Al caminar por Cruz del Sud, en inmediaciones de José Hernández, en el barrio Mil Viviendas, uno o dos delincuentes la interceptaron. La mujer reaccionó y, en el intento de evitar que le quitaran el bolso, cayó y la agredieron.
Sufrió un fuerte traumatismo de cráneo. No se sabe si fue producto de la violenta caída. También se dice que le habrían pateado la cabeza varias veces hasta dejarla inconsciente. Tampoco se sabe si hay testigos del momento del ataque.  Vecinos, al escuchar unos gritos, se asomaron a la vereda para ver y observaron a una mujer en el suelo. También se detuvieron los que pasaban por allí. Avisaron a la policía e intervino personal de la comisaría 7ª.