21/08/2019

Inquietud por autos que quedan en la calle y son quemados

En las últimas horas, tres vehículos fueron afectados. Dos de ellos se hallaban para la venta. La policía tiene a un sospechoso en la mira.


Tres vehículos fueron incendiados en un hecho que es investigado por la policía. Hay un sospechoso en la mira. 
El primer episodio se produjo el jueves 11 en la avenida Teniente Ibáñez y Héroes Civiles. Un Fiat Uno resultó con importantes daños. 

Los casos de ayer

En la madrugada de ayer, cerca de las 3, la guardia de la comisaría 8ª fue alertada del incendio de dos  vehículos en la zona de Cartagena y Gascón, dijeron fuentes policiales. 
Una dotación del Cuartel Central de Bomberos acudió y sofocó las llamas que redujeron a chatarra a un Fiat 147 y un Renault 18, que se hallaban para la venta. También afectó la parte trasera de un Fiat Duna.
En el barrio Laguna Seca incendiaron otro Fiat 147. 

Testimonios

Uno de los mecánicos, víctima de los quemacoches, comentó que “los autos son de la familia. Uno es de papá y el otro, mío. Estaban para la venta”.
El declaraciones a Radio Dos, sostuvo que “en Cartagena y Gascón  se suele juntar un grupo  de muchachos y cobran peaje. Tal vez en represalia porque uno no les da dinero, prendieron fuego a los autos”.
Recordó que “a veces la policía pasa, pero ellos se ocultan en la oscuridad. No sé si están en conocimiento de que hay una pandilla. Los policías deberían insistir en las recorridas a partir de estos hechos, porque es probable que vuelvan a atacar”.
Distintas unidades de la policía trabajan en los casos y tienen en la mira a un sospechoso. Pero oficialmente no se informó hasta ayer si se hicieron algunos procedimientos y detenciones.

No declararon los dos polinarcos 

El suboficial y el oficial de la Policía de Corrientes detenidos por narcotráfico no declararon y la jueza les levantó la incomunicación. Se encuentran presos desde el jueves 11 de julio, cuando agentes de la Policía Federal los  descubrieron transportando estupefacientes. Paralelamente desde la repartición se avanza con los trámites administrativos para desafectarlos de la fuerza.
Fuentes judiciales indicaron que  el cabo y el oficial subayudante fueron llevados, por separados, a la sede del Juzgado Federal de Goya para cumplir con una rutina.
Se los identificó formalmente, tomaron sus huellas dactilares, debieron fijar un domicilio y se les requirieron otras cuestiones personales. Una vez que le hicieron conocer los cargos, le preguntaron si querían declarar. 
Los dos hicieron uso del derecho de abstenerse y  ahora esperarán a que sus abogados puedan acceder al expediente. 
Mientras tanto se aguarda que la Subdelegación Goya de la Policía Federal complete el sumario y lo remita a la jueza Cristina Pozzer Penzo. 

El operativo

El procedimiento se realizó  en los primeros minutos de la madrugada del jueves 11, en el cruce de la ruta nacional Nº 123 y provincial Nº 27, en la zona del paraje Desmochado, en jurisdicción de la localidad de Bella Vista, dijeron fuentes policiales. Una patrulla de la PFA se apostó en la ruta y cuando se aproximó el vehículo, hicieron señas para que se detenga. 
Los agentes indicaron al conductor del VW Gol gris que estacione a un costado de la ruta.  
Después de identificarlos se hizo la requisa del rodado y se halló la droga en un bolso que estaba sobre el asiento trasero.  
Allí había 9 ladrillos de marihuana, que pesaron 10 kilos.  Se determinó que los dos ocupantes del auto son integrantes de la Policía de Corrientes. 
Quedaron detenidos y a disposición del Jugado Federal de Goya, a cargo de Pozzer Penzo. 
El auto, al mando del oficial, había salido desde la localidad de San Carlos, Corrientes.

Analizan los detalles del robo al Rapipago   

La policía, con intervención de la Justicia, analiza todos los detalles para avanzar en la investigación del robo de dinero en un local de Rapipago, donde también funciona una agencia de quiniela. Hay reservas en la información para no entorpecer la investigación.
El delito se habría cometido entre las últimas horas de la noche del sábado o la madrugada del domingo, en Hipólito Yrigoyen al 1700, de la capital correntina.
Oficialmente no se informó sobre el monto sustraído, pero trascendió que rondaría el millón de pesos.
“Se está haciendo un minucioso análisis de todos los detalles. El recorrido que habrían realizado los delincuentes (se presume que fue más de uno)”, dijeron fuentes policiales. En declaraciones a radio Sudamericana, el comisario César Fernández dijo que “para ingresar hasta las dependencias del comercio, entraron por un lavadero, que en horas de la noche y de madrugada está inactivo”.
Acotó que “quedó demostrado que los malvivientes realizaron un estudio previo de cómo entrar. Avanzaron por un lavadero. Retiraron un equipo de aire acondicionado y agrandaron el agujero”.