18/10/2019

​Un favor, una promesa y una travesía a Itatí

En bicicleta, cinco hermanos emprendieron los 700 kilómetros desde Santa Fe para llevar su agradecimiento a la Virgen.


Por los favores recibidos. Cinco hermanos santafesinos emprendieron, poco menos de una semana atrás, una travesía de fe a la casa de María de Itatí, una promesa que los puso en ruta sobre sus bicicletas para recorrer 700 kilómetros con nada más que la obligación de cumplir con la Virgen Morena.
César, Paulo, Enrique, Joaquín y Hugo Piris transitan desde su terruño natal un viaje que se cumplirá, según pronostican, antes del 16 de julio, cuando se celebre el aniversario 119 de la coronación pontificia de la patrona correntina. 
“Venimos de Santa Fe Capital, del barrio Los Naranjos, estamos cumpliendo una promesa por nuestra hermana que padece cáncer”, relató César, uno de los cinco hermanos Piris que en la oportunidad arriban a la localidad de Equina, luego de la partida, el pasado 6 de julio.
En diálogo con el portal de noticias Actualidad Esquina, los santafesinos peregrinos de la Virgen de Itatí se refirieron al motivo de la travesía,  una dolorosa situación familiar que fue atendida, según comentaron, por la santa patrona. 
“Llevamos nuestro pedido y agradecimiento a la Virgen por nuestra hermana. Es por ella que emprendimos este viaje, nos acompaña la imagen de María de Itatí en el camino. Ella [por su hermana] está mostrando signos de mejoría constante, y esta nuestra forma de agradecerle a la Virgen”, comentó César en el mismo momento que reveló con voz quebrada que su familiar hoy evoluciona de la etapa más difícil de un tratamiento contra el cáncer, “ya le creció su cabello y está mucho mejor”.

A los brazos de María

Los hermanos Piris, como tantos peregrinos devotos a la Virgen de Itatí, transforman su fe en fortaleza para llegar a la majestuosa basílica, algo que puede explicar cómo cinco personas, con vidas cotidianas y no deportistas de elite puedan recorrer 700 kilómetros en bicicleta.     
“El viaje lo iniciamos el último sábado, a las 8 de la mañana. Son 700 kilómetros hasta Itatí, creemos, por los kilómetros que estamos completando a diario, que vamos a estar en la localidad antes del día 16 de julio cuando se celebra la coronación de la Virgen”, comentó Paulo, al mismo tiempo en el que Enrique confesaba que “en Itatí no vamos a estar solos; desde Santa Fe están viajando muchos familiares nuestros, entre ellos nuestra hermana que por quien estamos cumpliendo esta promesa. La devoción por la Virgen de Itatí está muy arraigada en nuestra familia”, dijo.
La tradición tiene una mentora en la familia Piris: una abuela santiagueña que trasladó a sus nietos el amor por la Virgen de Itatí.
“Ya son 10 años que viajamos a Itatí para la celebración del 16 de julio, pero siempre hicimos el viaje en colectivo. Esta es la primera vez que cumplimos el trayecto en bicicleta. Nuestra abuela es la que nos inculcó el amor a la Virgen. Desde chicos somos promeseros y la Virgencita nunca nos falla. Es más: nos sentimos protegidos por ella en este viaje que emprendimos ahora. La imagen de Virgen estuvo siempre en nuestra casa, la abuela la tenía en un lugar muy especial y todas las celebraciones en su honor nosotros las vivíamos por ella”, contaron  los peregrinos santafesinos. 

El saludo a la patrona dio inicio a los festejos  

Desde el atrio de la Basílica, la imagen peregrina de la Virgen de Itatí regaló, en las primeras horas de ayer, su bendición para el pueblo que lleva su nombre y celebra cada 9 de julio sus fiestas patronales.


Apenas pasadas las 0 del martes, los fuegos artificiales se mezclaron con el repique de campanas ante la salida de la Virgen Morena para el saludo a los miles de fieles que se apostaron frente al templo. Pañuelos y sombreros al aire formaron parte del agradecimiento de los fieles.
Pero las celebraciones tuvieron una antesala a la espera del saludo. Un festival musical con grupos locales y la participación de instituciones educativas de la localidad fueron dándole color a la jornada festiva.
Posteriormente, el viceintendente de Itatí, Edgar Silva Bizarro, recitó una poesía en honor  de la Virgen. Después, el rector del santuario, padre Porfirio Ramírez, dirigió unas breves palabras e impartió la bendición, tras lo cual la imagen de María de Itatí ingresó nuevamente al templo.
La misa central en la jornada festiva, tanto para los itateños como para el pueblo correntino, fue presidida por monseñor Celestino Ocampos, obispo de Carapeguá, Paraguay, quien destacó su devoción a la Virgen de Itatí y pidió por el pueblo argentino, que celebró ayer el Día de la Independencia, para que tenga tierra, techo y trabajo. 

El sábado, parte San Luis 

San Luis del Palmar prepara una edición más de su tradicional peregrinación a Itatí para ser parte de los festejos por el 119ª aniversario de la coronación pontificia de la Virgen.
Si bien los preparativos para cumplir el recorrido hasta la casa de María comenzaron ya desde hace varias semanas, se ultiman detalles para una nueva edición de la peregrinación que comenzará el sábado, a las 8.
“100 años de amor basados en nuestro templo, 100 años de amor de mamá María” será el lema que acompañará este año una de las demostraciones de fe más arraigadas en el pueblo sanluiseño.
El padre Epifanio Barrios, cura párroco de San Luis del Palmar, se refirió a los preparativos y aseguró que “está cada cosa en su lugar, lo que teníamos que hacer lo hicimos, con el equipo de preparación que funciona en la parroquia. La partida está prevista para el sábado 13, a las 8, y será después de un homenaje recordatorio a los padres más sobresalientes de la parroquia”.
El padre se refirió además a la relevancia que tiene para el poblado está manifestación de fe a la Virgen. “Esperamos  una cantidad de 20.000 caballos más o menos para la peregrinación, es algo que moviliza, una manifestación que se concreta con cualquier tipo de clima que Dios nos regale”.