20/10/2019

Cometió un triple asesinato y luego se mató sobre una tumba

Gabino Franco (53) atacó a machetazos a Yolanda Soler (26) y a la madre de ella. Con una escopeta asesinó al padrastro. Otra joven escapó de la furia. 


Un hombre mató a su expareja y  a la madre y al padrastro de ella. Luego, se dirigió a un cementerio y, sobre una tumba, se quitó la vida.
La masacre ocurrió en la mañana de ayer, cerca de las 8.30, en un domicilio del paraje Rincón de Ambrosio, situado entre los municipios  de San Lorenzo (departamento Saladas) y Colonia 3 de Abril (departamento Bella Vista), distante a unos 130 kilómetros al sur de la capital correntina.
Un informe preliminar elaborado por la policía indica que Gabino Franco (53) llegó hasta la casa de su expareja, Yolanda Soler (26), a la que asesinó a machetazos y luego atacó a la madre, Ana Soler (44). Después, de un disparo de escopeta calibre 16, ultimó a Isabelino Mendoza (43), concubino de Ana Soler. El homicida salió de la vivienda, subió a su moto y se dirigió al cementerio de la localidad de Colonia 3 de Abril, situado a unos 10 kilómetros y se quitó la vida sobre la tumba de su madre.


El relato se habría reconstruido a partir del testimonio de una joven de 21 años, hermana de Yolanda Soler, que escapó de la casa y fue a pedir ayuda a pobladores cercanos, quienes avisaron a la policía.
La guardia de la comisaría de 3 de Abril fue alertada cerca de las 10. Una patrulla, al mando del comisario de la unidad, se dirigió de inmediato. También lo hicieron efectivos de la comisaría de San Lorenzo. 
El paraje se ubica a unos 40 kilómetros de Bella Vista, dándose intervención a esa jurisdicción judicial. Las actuaciones están a cargo del Juzgado de Instrucción y Correccional de Bella Vista de  Silvia Ester Airaldi, Fiscalía de Instrucción de Sergio Germán Freitag. El sumario quedó a cargo de la comisaría 3ª de esa localidad. 

La escena del crimen

Al arribar los efectivos, hallaron tres cuerpos en un dormitorio.
Yolanda fue asesinada a machetazos, al igual que su madre, Ana Soler, en tanto que Isabelino Mendoza, concubino de la señora, fue ejecutado con un disparo de escopeta calibre 16, que fue abandonada en la escena del crimen.


Más tarde, hallaron a Gabino Franco sin vida en el cementerio de la localidad de 3 de Abril. Se hallaba boca arriba sobre la tumba que sería de su madre. 
Se produjo un profundo corte en el cuello con el machete que masacró a Yolanda y a Ana. El arma quedó a su pies a un costado de la tumba. También estaba la moto en la que llegó.

Un drama sentimental

La información reunida indica que la matanza está vinculada a una cuestión sentimental. Hacía más de una semana que Yolanda y Gabino se habían separado. Ella regresó a la casa de su madre. No trascendieron los motivos de la ruptura de la pareja y, al parecer, Gabino pretendía recomponer las relaciones. Esa mañana habría concurrido a la vivienda de Soler para insistir en restablecer el vínculo y, ante la negativa, habría estallado la discusión que tuvo un cruento final.

La furia de un peón rural que causó una matanza  

Gabino Franco, nacido y criado en la zona, vivía de tareas rurales. Esa actividad lo convirtió en un especialista para faenar animales y sus servicios siempre eran requeridos.
No trascendió cómo conoció a Yolanda Soler, pero todo indica que surgió de la rutina del campo y un día decidieron juntarse. Pero hace más de una semana esa convivencia se quebrantó. Ella regresó a la casa de su madre. 
La ruptura sentimental no fue muy asimilada por Gabino. No se sabe si había un tercero en discordia.
Muy poco se conoce sobre el perfil de conducta que tenía Gabino. En la mañana del martes 18 de junio, llegó a la vivienda de la madre de Yolanda con la intención de recomponer el vínculo. Pero a la vez fue decidido a terminar todo. Concurrió armado con una escopeta calibre 16 y un machete.
No pudo contener su furia y masacró primero a las dos mujeres y luego, con disparos de escopeta, terminó con la existencia de Isabelino Mendoza, concubino de Ana María Soler. 
Totalmente descontrolado, se provocó un profundo corte en el cuello con el mismo machete que había asesinado a su expareja y a la madre.

La tarea de los peritos   

Peritos de la División Criminalística de la Unidad Regional VII, con asiento en la ciudad de Saladas, realizaron un minucioso relevamiento en la escena del crimen. 
Tomaron fotografías, elaboraron un croquis de la posición de los cadáveres y se confeccionó un acta de la situación, así como de elementos secuestrados.
Todo el informe pasará a formar parte del sumario, que está a cargo de la comisaría 3ª de Bella Vista, que luego elevará a la jueza de Instrucción, Silvia Airaldi. 
Los restos de las víctimas serán inhumados hoy.