25/06/2019

Se restableció el servicio de colectivos tras un acuerdo salarial

“Llegamos a la escala nacional”, confirmó el titular de la UTA, Rubén Suárez, en referencia a los sueldos de los choferes. El paro duró casi dos días.


Aproximadamente a las 16.40 de ayer, el secretario general de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) de Corrientes, Rubén Suárez, confirmó el levantamiento del paro de colectivos, que se inició el lunes en la ciudad y el resto de la provincia y afectó al servicio de corta, media y larga distancia. 
La primera empresa en lograr un acuerdo ayer fue Turismo Miramar. Pasado el mediodía, las líneas 101 y 110 de esa firma comenzaron a circular en la ciudad, pero  con el límite horario de las 19.30, según anunciaron.
Posteriormente, luego de tensiones en las afueras del galpón de ERSA y algunos disturbios, se concretó una reunión entre el titular de la UTA, un par de delegados y representantes de la empresa. El encuentro fue positivo, a las 16.40, Suárez anunció que habían logrado un acuerdo. “Gracias a Dios y la Virgen de Itatí llegamos a la escala nacional”, dijo el sindicalista en una improvisada asamblea con los trabajadores. 
“Cada delegado les va a informar cómo vamos a cobrar y cómo va a quedar constituido nuestro salario”, explicó y agregó que mañana cobrarán “los 2.500 pesos y la diferencia” entre una escala y la otra.
El dirigente sindical aclaró que los “cuatro suspendidos y las intimaciones quedaron todas sin efecto” y que la empresa no hará los descuentos por los casi dos días de paro. 
“No vamos a perder un solo peso. Junio y julio vamos a cobrar un poco más. Vamos a tener todos los beneficios de la antigüedad y el aguinaldo, que se viene ahora”, remarcó.
Anunció además que habrá “un reconocimiento de la deuda”, a través de un “proceso en la Subsecretaría de Trabajo” y la “conformación íntegra del viático”.
Pidió a los choferes que desalojen el predio y vayan a descansar. Por ello, dijo que el servicio no se iba a restablecer de forma total, ayer, sino que parcialmente. 

La resolución del conflicto dividió a la UTA

El barrio Patono de la ciudad de Corrientes fue escenario ayer del acuerdo que definió el levantamiento de la medida de fuerza, que se cumplió durante casi 40 horas y que impidió a los usuarios del transporte urbano utilizar el servicio.


Foto: Radio Dos

En las oficinas de la empresa ERSA Urbano se realizó una reunión que fue clave para destrabar el conflicto, pero la solución no fue pacífica porque una línea interna de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) de Corrientes enfrentó y agredió al secretario general del sindicato, Rubén Suárez, y luego la policía tuvo que desalojar la zona del ingreso a los galpones de la empresa de transporte.
Tal como venía señalando este medio, quedó en evidencia que el paro tenía una marcada intencionalidad política y fue ejecutada por presión  de las bases, que empujaron a la dirigencia a realizar la medida de fuerza.  


La mayoría de los medios de comunicación y los usuarios de las redes sociales se enfocaron en el desalojo del ingreso a los galpones. Pero pasaron por alto que el tumulto inició porque un sector de la UTA se oponía a desistir con el paro, a pesar de estar garantizado el cumplimiento de pago de salarios de acuerdo con la escala salarial nacional del sector.
Cuando Suárez salió de las oficinas de la empresa con el compromiso de pago de las demandas que motivaron el paro y se acercó hasta el portón de ingreso, un nutrido grupo de trabajadores lo increpó y ante esta situación los efectivos intervinieron para evitar mayores inconvenientes. En ese contexto, se dio un enfrentamiento que provocó heridas de menor grado a periodistas que cubrían el reclamo. 
Minutos después triunfó la calma y, paulatinamente, el servicio de colectivos se normalizó.