25/06/2019

A dos años del ascenso de Comu

El Aurinegro recuerda el salto a la elite del básquetbol, cuando venció a Estudiantes de Olavarría en el quinto y decisivo juego. El DT Fernando Rivero y un grupo de gladiadores lo hicieron posible.        


Hoy, 12 de junio, se cumplen dos años del logro más importante que tuvo el deporte mercedeño en el ámbito nacional: el ascenso a la máxima categoría del básquet argentino de Comunicaciones de Mercedes, al ganarle de manera contundente a Estudiantes de Olavarría en el quinto juego por 94 a 72. Un estadio repleto festejó el logro tan anhelado por jugadores, cuerpo técnico y dirigentes.
Gastón Essengue, Nicolás Lauría, Ariel Pau, Gastón Torre, Franco Vieta,  Cristian Kily Romero, Matías Aristu, Nicolás Giménez, José Defelippo, Santiago Ferreyra, Gabriel Frencia, Valentín Costa, Mateo Viana e Ignacio Farías, estos tres últimos juveniles, conformaron el plantel campeón que hizo historia. 
El presidente del Club, Mariano Mazzoni, recordó los momentos vividos mencionando que “fue para nosotros el primer logro importante en el club”. “Veníamos trabajando fuerte para tener una participación destacada en ese ámbito. Fue algo muy trabajado y lo esperábamos con muchas ansias. Se armó el equipo en función de eso para salir campeones y se nos dio. Fue una verdadera alegría para todos nosotros”. 
Aquel proceso se había iniciado  a mediados de 2016 con la confirmación para una nueva temporada del cuerpo técnico encabezado por Fernando Rivero, acompañado por Santiago Turri y Pablo Mattarolo como asistentes y Ramiro Eguiguren en la preparación física. 
El Tulo Rivero  fue el encargado de darle forma al equipo que finalmente alcanzaría el máximo objetivo. Hoy en su memoria los recuerdos son muy buenos. “Cuando se armó el equipo el objetivo era pelear el ascenso y la verdad es que estuvimos toda la temporada por detrás de Hindú pero con el convencimiento de un grupo de jugadores que nunca dio el brazo a torcer ante la adversidad y que siempre luchó, siempre lo buscó”. “Un grupo humano excelente que estaba comprometido por tratar de lograr el objetivo, muy difícil en la categoría, con muchos equipos y con un solo lugar, pero bueno, creo que trabajaron muchísimo durante toda la temporada para intentar conseguirlo y se terminó de al mejor manera”, recordó. 
En la mente del Tulo hay tres momentos importantes y gloriosos. “Los voy a guardar de por vida, fueron el quinto partido con Unión en nuestra cancha cuando a seis segundos perdíamos y sacaba el rival y esa jugada que hace Nico (Lauría) con el robo y Mati Aristu con el foul y gol y pasar de esa manera a la final de conferencia”.
“Otra fue el recibimiento que tuvimos después del cuarto punto ganado en Olavarría, que la gente nos estaba esperando en la ruta para entrar a Mercedes en una caravana pensando que ya habíamos logrado algo y todavía nos faltaba lo más difícil que era ganar el último partido y ese quinto juego con gente quedando fuera del estadio”, recordó. 
“La verdad es que uno recuerda el momento en el que llegó y que se conocía poco de básquet nacional y haber estado en ese partido con Estudiantes fue un cambio rotundo. Eso es lo que uno recuerda”. 
“Más allá de ese logro, lo importante fue poder dejar una huella, algo sembrado para que se siga cultivando y siga creciendo. Terminar con el ascenso fue espectacular y ojalá que siempre se recuerde porque es algo muy difícil que Comu logró”, reflexionó Rivero.