17/09/2019

Quemaron 22 toneladas de droga incautadas en distintos operativos

El acto se realizó en un establecimiento forestal de Gobernador Virasoro. Asistió la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich.


Más de 22 toneladas de droga fueron incineradas en un horno industrial. El acto contó con la presencia de la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, y de los secretarios de Seguridad, Eugenio Burzaco, y de Gestión Federal de la Seguridad, Enrique Thomas.
La tarea se desarrolló en el establecimiento forestal “Las Marías”,  situado a la altura del kilómetro 744 de la ruta nacional Nº 14, en jurisdicción de la localidad de Gobernador Virasoro.
En total se incineraron 22.456,289 kilos de estupefacientes: 6.162,2739 kilos decomisados por la Gendarmería; 15.601,026 por la Prefectura, y 154,835 por la Policía Aeroportuaria. A estas cantidades se le suman 538,164 sacados de circulación por la Policía de Corrientes. Intervinieron los Juzgados Federales de Corrientes N° 1 y N° 2. 
Una cantidad de la droga incinerada formaba parte de lo confiscado en un exitoso operativo en el que se secuestraron 5 toneladas de marihuana que eran transportadas en un camión térmico. Este hallazgo permitió desentramar una red narcocriminal dedicada al transporte y al comercio de estupefacientes entre la provincia de Corrientes y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En otro procedimiento, realizado en la localidad de Candelaria (Misiones), se habían secuestrado 4.386 kilos de marihuana.


Junto a Bullrich, estuvieron presentes los jefes de la Gendarmería Nacional, Gerardo Otero,  y de la Prefectura Naval Argentina, Eduardo Scarzello; el ministro de Seguridad de la Provincia, Juan José López Desimoni,  y el intendente de Gobernador Virasoro, Emiliano Fernández Recalde. 
Desde el inicio de su gestión al frente del Ministerio de Seguridad de la Nación, Bullrich promovió distintas medidas que posibilitaron que, hasta este mes, ya se hayan quemado más de 300 toneladas de droga (marihuana, cocaína y drogas sintéticas). 
La decisión de llevar estadísticas y registros de la cantidad y tipo de estupefacientes incautados, del stock en depósito y del total de lo destruido desglosado por sustancia brinda más transparencia a este proceso.