17/09/2019

Dijo ser albañil, pero tenía las manos impecables


Un joven fue sorprendido por la policía en un edificio en construcción. Cuando le preguntaron qué hacía allí, ensayó una excusa diciendo que era albañil, pero los efectivos advirtieron que “no tenía pinta de obrero de la construcción”. Sus manos estaban impecables como si fuera un modelo de cosméticos. El muchacho se puso nervioso. 
Los agentes hicieron consultas con el vecindario y, en medio del procedimiento, apareció un hombre, quien se identificó y dijo ser el encargado de la obra.  
Manifestó a los policías que no conocía al joven por lo que el intruso en la obra quedó preso.
El hecho se registró el sábado, en un sector del barrio Industrial. El detenido quedó alojado en la comisaría 9ª. Al parecer, tenía intenciones de llevarse algunas herramientas para luego venderlas.