25/06/2021

La UNNE alerta sobre la urbanización en zonas anegables

Un estudio demarca un total de 15 puntos de la ciudad de Corrientes que están identificados dentro del sistema del río Paraná y que generarán problemas en tiempos de creciente.



En los últimos 15 años, en la periferia de la ciudad de Corrientes, más de un centenar de viviendas fueron edificadas en áreas ocupadas por 15 lagunas, según observaciones de una investigación de la UNNE, en la que se indica que, en tiempos de seca, como el actual, hay que estar alerta para evitar ocupaciones de zonas anegables.
El avance de ocupaciones urbanas se da sobre los sistemas de lagunas en la provincia, en especial sobre las de la zona denominada Lomadas Arenosas.
La región de Lomadas Arenosas corresponde al abanico aluvial del sistema del río Paraná, el cual cubre el noroeste y suroeste de la provincia de Corrientes, y presenta una distancia lineal de alrededor de 260 km de longitud en sentido norte-sur y 500 km de ancho. Se caracteriza por la presencia de miles de lagunas, y que en la zona periurbana de la ciudad de Corrientes y sus alrededores ocupan una importante franja de territorio.
El hecho de que estas lagunas sean poco profundas y que sus aguas dependan exclusivamente de las precipitaciones locales, las deja expuestas ante la construcción de viviendas, el trazado de calles dentro de sus cubetas y otras formas de ocupación.
En el caso de la ciudad de Corrientes, si bien posee como antecedente el constante crecimiento espacial de su ejido urbano sobre estas áreas de lagunas, sigue preocupando a los especialistas el avance hacia áreas de lagunas que ponen en riesgo a la población que se instala en ellas.
A partir de 2009, año muy seco, en la zona periurbana de la capital provincial comenzó un proceso de ocupación ininterrumpido, que fue fuertemente afectado en el reciente fenómeno de El Niño durante 2015 y los primeros meses de 2016.
Justamente, en busca de analizar las dinámicas naturales de las lagunas en áreas periurbanas de la ciudad de Corrientes y cómo las mismas repercuten en la población, se puso en marcha una línea de investigación basada en el análisis de imágenes satelitales.
El trabajo fue realizado en el marco del proyecto “Evaluación de la diversidad íctica en la planicie del río Paraná Medio” (acreditado por la Secretaría General de Ciencia y Técnica de la UNNE), y estuvo a cargo de Araceli Elsie Ojeda, investigadora del Instituto de Investigaciones Geohistóricas (IIGHI UNNE-Conicet) y Félix Ignacio Contreras, del Centro de Ecología Aplicada del Litoral (Cecoal UNNE-Conicet) y de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura (UNNE).
 En el relevamiento, se consideró el área periurbana ubicada al este de la ciudad de Corrientes, la cual posee más de 100 lagunas y para la cual se dispone de imágenes de Google Earth desde el año 2003 a la actualidad, lo que permitió hacer un seguimiento anual de las etapas de crecimiento espacial de la ciudad así como observar el nivel de agua de las lagunas en determinados momentos. 
Una de las observaciones más importantes mencionadas por los investigadores es que desde 2003 a la actualidad, la fuerte presión del mercado inmobiliario por la ocupación de nuevos espacios en áreas periurbanas llevó a edificar 117 viviendas sobre 15 lagunas.
Esas ocupaciones se realizaron en años secos, cuando los niveles de agua eran reducidos o nulos.
Según Contreras, este dato no es menor, ya que luego de las abundantes precipitaciones de los últimos 5 años, actualmente nos encontramos nuevamente en un período seco, y con ello surge el riesgo de volver a repetir esta incorrecta e indebida ocupación del espacio.