25/08/2019

El informe “Nunca más”, el libro más vendido desde la reinstauración de la democracia


Desde la vuelta a la democracia, en 1983, las publicaciones de denuncia e investigación periodística ocuparon espacios destacados en el gusto del público, ávido de comprender episodios de los que tiene cotidianamente más preguntas que respuestas.
Del Nunca más, el libro que encabeza la lista de best sellers de ese período, al fenómeno de Sinceramente, de Cristina Fernández de Kirchner, que bate récords desde su lanzamiento [en dos semanas, vendió 217.000 ejemplares], el top ten incluye títulos asociados a temas candentes cuyos enigmas atraen a gran cantidad de lectores. Entre ellos están Robo para la corona (1991), de Horacio Verbitsky; El jefe (1996), de Gabriela Cerruti [la autora aclaró en Twitter que fue publicado en 1993]; Asalto a la ilusión (1990), de Joaquín Morales Solá, y Malvinas, la trama secreta (1983), de Oscar Raúl Cardoso, Ricardo Kirschbaum y Eduardo van der Kooy.
En 2004, a 20 años de su publicación, el libro Nunca más, editado por Eudeba, encarado por la agrupación de personalidades de la Comisión Nacional de la Desaparición de Personas (Conadep) por encargo del gobierno de Raúl Alfonsín, con 22 reediciones, había vendido más de 400.000 ejemplares. Esa cifra alcanzó a 610.000 en 2013, antes de la reedición de 2016.
“La realidad política nacional siempre da margen y lugar para publicar libros políticos”, señala Ignacio Iraola, director editorial de Grupo Planeta. “Siempre hubo gobiernos corruptos, con lo cual siempre hubo pie para libros de denuncia e investigación. El mercado argentino es bastante estable”, destaca. Planeta presenta una larga tradición en este campo desde el lanzamiento de la colección Espejo de la Argentina, que surgió a fines de los 80 de la mano del escritor y asesor Juan Forn. Allí salieron precisamente best sellers como Robo para la corona y El jefe, y otros como El dueño, de Luis Majul, y El otro, de Hernán López Echagüe.
Juan Ignacio Boido, director editorial de Penguin Random House –casa editora de Sinceramente–, señala que si bien los libros políticos “no son de los que más se publican (no superan a las novelas ni a los libros infantiles, por ejemplo), sí parecen ser los que más expectativas generan”. En su opinión, esto se debería a que muchas veces “son los que más impacto periodístico tienen o los que más intervienen en los debates del momento”.
La autoría de estas publicaciones abarca a investigadores, periodistas, historiadores y a los propios protagonistas políticos. Aunque no hay cifras verificables de la industria (los números son tentativos), editores y libreros coinciden en señalar sin excesivas diferencias cuáles fueron los libros de mayor repercusión en estos 35 años, con registros de ventas que van de los 150.000 a más de 300.000 ejemplares.
En esa lista deben anotarse éxitos como ¡Pobre patria mía!, de Marcos Aguinis, con unos 130.000 ejemplares; La Cámpora, de Laura Di Marco, 100.000; Born, de María O’Donnell, 90.000; La política en el siglo XXI. Arte, mito o ciencia, de Jaime Durán Barba y Santiago Nieto; Operación Traviata, de Ceferino Reato, 70.000; El escarmiento, de Juan Bautista Yofre, 70.000; El dictador. La historia secreta y pública de Jorge Rafael Videla, de María Seoane y Vicente Muleiro, 50.000; ArgenLeaks, de Santiago O’Donnell; Recuerdo de la muerte, de Miguel Bonasso; Galimberti, de Marcelo Larraquy y Roberto Caballero; Memorias del incendio, de Eduardo Duhalde, y Eran humanos, no héroes, de Graciela Fernández Meijide.

Fuentes: La Nación, Página 12, Infobae