25/05/2019

Sigue hoy el juicio por el crimen de Héctor Sartori


Continuará hoy, desde las 8.30, en el Tribunal Oral Penal de Mercedes, el juicio oral y público a cinco acusados por el homicidio del empresario yerbatero y ganadero Héctor Aníbal Sartori (74), hecho que ocurrió en su estancia, de Felipe Yofre, el 6 de diciembre de 2015. La audiencia arrancó el martes 16 con la lectura del requerimiento de elevación de la causa a juicio. 
Se leyó la mitad de las 152 fojas de la pieza acusatoria y se pasó a cuarto intermedio hasta hoy.
El tribunal, si se dispone de tiempo, llamará al estrado uno por uno a los cinco imputados para preguntarles sobre sus datos personales y luego les preguntará si quieren declarar. Podrán abstenerse y brindar su testimonio en el transcurso del juicio. También en la presente jornada podrían exponer los primeros testigos.  
El tribunal es presidido por el juez Jorge Alberto Troncoso, secundado por los vocales Raúl Adolfo Silvero y Juan Manuel Ignacio Muschietti.
En el Ministerio Público Fiscal se desempeñan Juan Carlos Alegre, fiscal del TOP, y Adrián A. Casarrubia, fiscal de Instrucción.
Como querellantes intervienen Pedro Félix Sartori y Carolina Cecilia Sartori y son sus apoderados los abogados José Guillermo Escalante y Hebe Sena.  
Los imputados, que llegan a juicio con prisión preventiva son: Raúl Alejandro Ibarra, cuya defensa está a cargo de la defensora oficial, María Alicia Colombi.
Alfredo José Alegre es asistido por Marcos Maidana; José Andrés Genes, por Pedro Karam; Félix Amadeo Rosales es representado por Andrés Gauna y Marcos Harispe, al igual que Aníbal Ramón Zygalzki.
La causa está caratulada como “homicidio en ocasión de robo y homicidio doblemente calificado por ensañamiento y criminis causa”   y  “portación ilegítima de arma de fuego agravada por registrar antecedentes penales por delito doloso contra las personas, todo en concurso real”.

El crimen

El asesinato de Héctor Sartori (74) ocurrió en la tarde del domingo 6 de diciembre de 2015. La víctima, oriunda de Campo Grande, Misiones, se hallaba en su estancia “Santa Teresa”, situada por la ruta nacional Nº 123 entre los kilómetros 77 y 78, en jurisdicción de la localidad de Felipe Yofre, en el departamento de Mercedes. 
Al declarar ante Margarita López Rivanedeira, a cargo del Juzgado de Instrucción y Correccional de la ciudad de Mercedes, un detenido en Chaco contó algunos detalles del homicidio.
En más de cuatro horas de relato, comentó que habían realizado tareas de inteligencia, lo que  les permitió obtener información de que en esa estancia había una importante cantidad de dinero. Dijo que se reunieron en la ciudad de Formosa y planificaron el asalto. Pretendieron cometer el robo el sábado 5, pero, ante la presencia de mucha gente, optaron por hacerlo al día siguiente.
Ingresaron en un vehículo a la estancia. Se dirigieron a un potrero, donde se hallaba Sartori conversando con el puestero del campo,  de apellido Cabral, quien estaba junto a su hijo, un menor. El plan era reducirlo y llevarlo hasta la vivienda de la estancia. Sin embargo, Sartori los enfrentó a golpes de puño y patadas. En el forcejeo, uno de los delincuentes fue apuñalado y, en la refriega, a uno de los asaltantes se le escapó un disparo del arma de fuego y mató a su cómplice de un balazo en  la cabeza. El muerto estuvo como NN por varios días hasta que lo identificaron. Era Juan  Carlos Miérez, oriundo de Formosa. Sartori, Cabral y el joven de 16 años fueron maniatados.
El dueño de la estancia fue atado con alambre a un poste y torturado para que dijera dónde estaba la plata. Lo desfiguraron a golpes. La banda huyó sin llevarse nada. 
El ataque ocurrió cerca de las 16 y, cerca de las 19.30, Cabral y su hijo lograron soltarse y fueron hasta la comisaría de Felipe Yofre a contar lo que había ocurrido. Se alertó a los efectivos de Mercedes. 
La comisión policial encontró  en el potrero a Sartori sin vida y a otro hombre con un disparo, que ingresó por la nuca y salió por la sien derecha.
Después se supo que era un integrante de la banda, que había sido muerto por un disparo accidental.