20/07/2019

Inesperado giro en el caso de la docente mordida por una yarará


El caso de la docente mordida por una yarará en la localidad de San Carlos tuvo un giro inesperado. La investigación determinó que la serpiente estaba en un cajón del armario de Mirta Chávez, de 54 años, rectora suplente del colegio secundario de la localidad, por lo que se presume que el ofidio fue puesto allí por alguien. 
La docente se encuentra en grave estado en el hospital Madariaga, de Posadas (Misiones), adonde fue trasladada desde Virasoro. La yarará le picó en un dedo de la mano izquierda.
El fiscal de Santo Tomé, Francisco Cabral, intervino en la causa y citó a declarar a un hombre de apellido Aquino, quien sería propietario del lugar donde vive la docente, informó radio Sudamericana. Aseguran que, además de la víctima, es la única persona que tiene las llaves del lugar, por la avenida San Martín.
Chávez fue mordida por la yarará el lunes. Si bien le aplicaron suero antiofídico en el hospital Sussini, de Virasoro, el estado de salud de la docente se agravó. Por ese motivo debieron derivarla a Posadas. 
Fuentes policiales confirmaron que existe una denuncia en contra de dos docentes por intento de asesinato. Se sospecha que ellos habrían colocado la víbora en el cajón del armario. 
El director del hospital Sussini, Ricardo Nieto, dijo que la docente “ingresó a la unidad de terapia intensiva con accidente de ofidismo, derivada desde San Carlos. De manera inmediata se tomaron todas las medidas de soporte más el suero antiofídico polivalente, cuatro frascos, como indica el protocolo”, detalló en declaraciones radiales.
Aclaró que fueron los familiares de Chávez quienes decidieron “firmar el alta voluntaria” y trasladarla a Posadas.