21/05/2019

Mujeres que emprenden, un colectivo con más pasajeras

El anhelo de realizar actividades que generen ingresos económicos es cada vez mayor. Así quedó demostrado en una jornada en la capital. Ahora sueñan con proyectos ambiciosos.  


Desde hace un par de años, Alejandra Henaín viene desarrollando actividades relacionadas con el entramado social, “en especial porque están relacionadas con mi profesión de psicóloga social”, comentó a La República. Ese acercamiento y el abordaje de distintas temáticas relacionadas con los niños y la familia le permitieron tomar contacto con muchas mujeres, muchas de ellas emprendedoras. 
“Nos fuimos encontrando en distintos espacios y nos pareció interesante promover un espacio en el que podamos compartir experiencias, avatares y hasta poder colaborar entre nosotras. Eso nos llevó a realizar una primera charla el año pasado denominada ‘Las mujeres emprendedoras no pedimos permiso’, que se volvió a replicar el 8 de marzo en el Museo Amado Bonpland”.
“Más allá del nombre que puede generar cierta incomodidad, decidimos llamarlo de esta manera porque sabemos que el emprendedor ya tiene el ‘no’ de entrada, es una constante. Entonces necesitamos empezar a trabajar desde ese lugar”, remarcó Henaín. “En especial porque las mujeres siempre buscamos salir adelante a pesar de las circunstancias”, remarcó. 
“Pero sabemos que en este espacio no dejamos a nadie afuera porque tal vez son cada vez más las mujeres que emprenden, pero no dejamos a nadie fuera porque sabemos que, detrás de cada emprendedor, hay una familia que acompaña, lo cual es fundamental”, indicó Henaín. 

Golpear y seguir soñando

Alejandra comentó que este trabajo de desarrollar los propios proyectos “fui encontrando a muchas mujeres con las que fuimos formando grupo y vemos que de esta manera se logra el tan ansiado empoderamiento”. 
No obstante, señaló que, de un tiempo a esta parte, los emprendedores lograron superar determinadas barreras, “en especial las mujeres pero aún resta mucho por hacer porque no nos olvidemos que siempre nos cuesta mucho más”. 
“Considero que es fundamental trabajar con compromiso y responsabilidad, sobre todo con respeto por el otro, porque no nos tenemos que olvidar que debemos hacer nuestro propio camino”, recalcó.
Henaín y su grupo de mujeres emprendedoras tienen proyectado realizar un encuentro de emprendedores que les permita exhibir y comercializar su producción. “Consideramos interesante poder gestar una vidriera para quienes vienen trabajando sus sueños, pero nos resta resolver varios puntos importantes como por ejemplo un lugar y conseguir esponsorización”, comentó.
Mientras tanto, siguen dando abrigo a este anhelo. “Ojalá que sea pronto porque nos dimos cuenta de que existe mucha demanda sobre este tipo de actividades. A nosotras nos preguntaban cuándo vamos a realizar otra actividad, por ejemplo”.