21/05/2019

A dos años del Operativo Sapucay, la causa aún no tiene fecha para el juicio

El 14 de marzo de 2018, el Juzgado Federal Nº 12 de Buenos Aires dispuso remitir las actuaciones a debate. Hay unos 30 detenidos, entre ellos el exintendente Roger Terán.


El 14 de marzo de 2018, el Juzgado Criminal y Correccional Federal Nº 12, de Sergio Gabriel Torres, remitió a juicio oral y público la causa por narcotráfico de Itatí. Entre los 30 detenidos, se encuentran el exintendente Natividad Roger Terán y el exviceintendente Fabio Aquino. Enfrentan cargos por asociación ilícita destinada a la comercialización de estupefaciente.
El magistrado analiza a la vez abrir otra causa por lavado de dinero, que aún no se expidió.
El juicio probablemente se inicie a mediados de año, pero por el momento no hay una fecha concreta.
La decisión judicial de remitir a juicio la causa llegó al cumplirse un año del denominado Operativo Sapucay, que conmovió a la comunidad de Itatí y tuvo gran repercusión en la prensa local y de todo el país.
Terán y el resto de los investigados fueron detenidos durante múltiples y simultáneos allanamientos y en días siguientes.
En las escuchas telefónicas los acusados hablaban de “surubí” o “dorado” al referirse a la droga enviada a Buenos Aires, según su envoltorio, dorado y plateado, que se diferenciaba según su calidad. La banda reclutaba además chicos en las puertas de las escuelas para hacerlos trabajar de “chajá”, para que alertaran sobre la presencia policial en el momento en que se traficaba la droga.
La causa que elevó Torres se inició en mayo 2013, después de un operativo realizado en la villa Zabaleta, ubicada entre Barracas y Nueva Pompeya, donde se detuvieron a narcotraficantes que compraban drogas en el Norte.
Los principales arrestados fueron Terán y Aquino, acusados de tener vinculación con las bandas narcos que operan en la zona.
Luego, fueron capturados por orden del entonces juez federal  Nº 1 de Corrientes, Carlos Soto Dávila, la hija del intendente, Mariela Terán, y su esposo, Ricardo Piris, acusados de integrar una de las tres bandas más importantes de Corrientes que trafican marihuana entre Paraguay y siete provincias argentinas.
Las sospechas sobre la hija del jefe comunal aumentaron a partir del 25 de octubre de 2013, cuando denunció el robo de su auto Volkswagen New Beetle, a poco de que ese vehículo fuera buscado por efectivos de la Gendarmería. Lo encontraron luego abandonado y cargado con 188 kilos de marihuana.
Actualmente, la joven, de 28 años, cumple prisión domiciliaria con una pulsera electrónica porque es madre de dos nenas menores de 6 años.
Después fueron detenidos el hermano del viceintendente de Itatí, Hernán Aquino (que tiene otras causas por drogas),  y Vanesa Sosa, hermana de la concejal Marcelina Sosa, junto a otras dos personas oriundas de Itatí, también por una causa por narcotráfico.
De la marihuana secuestrada durante 2016 en Corrientes, más del 31% fue incautada en Itatí. Con solo 7.900 habitantes, la ciudad se convirtió en una de las principales puertas de entrada del tráfico de estupefacientes.

Proceso paralelo

El juez federal Sergio Torres sostuvo que la causa por presunto narcotráfico en Itatí, conocido como “Operativo Sapucay”, podría desembocar en una nueva investigación por lavado de dinero, tras el secuestro de numerosos autos, camionetas, lanchas y armas.
En declaraciones a la prensa, el magistrado comentó que “se analizarán las declaraciones indagatorias que se disponen para ver cómo sigue esta causa. La mayoría de los imputados se abstuvieron de declarar en la instrucción y podrán hacerlo durante el debate”.
Enfatizó que “con los elementos reunidos en esta instancia se determinará si las pruebas permitirán abrir un proceso paralelo por lavado de dinero. Los recursos por la venta de drogas se invertían en bienes”.

Maniobra al descubierto

Los datos que surgieron a partir del trabajo que realizaron peritos, en los teléfonos celulares secuestrados en allanamientos realizados en la Villa Zabaleta de Barracas, Buenos Aires, abrieron el camino de la investigación.
A la vista del juez llegaron desgrabaciones de conversaciones telefónicas y mensajes de textos, y las comunicaciones que quedaron registradas entre un número y otro y a quiénes pertenecían. Con esos datos agentes de inteligencia de la Gendarmería, la Prefectura y la Policía Federal desembarcaron en el norte del país y la tarea se centralizó en la zona de Itatí. De esa manera, la investigación, supervisada por el juzgado de Torres, estableció que la droga era comprada en la ciudad paraguaya de Pedro Juan Caballero, de allí trasladaban a Itá Corá y se cruzaba a Itatí en embarcaciones por el río Paraná.
La distribución se realizaba a los lugares acordados con los diferentes compradores, tratándose de otras células delictivas dedicadas a las mismas actividades que continuarían la secuencia ilícita hasta su comercialización final, consta en el expediente al que tuvo acceso Télam.
Para el juez, la organización estaba dividida en tres células y los cabecillas de cada una de ellas eran Carlos Alberto Bareiro (actualmente detenido), el prófugo Luis Alberto Saucedo, alias Gordo, y Federico Sebastián Marín, alias Morenita, detenido el 12 de octubre de 2018 en Itatí. 
En el caso del exmiembro de la Prefectura Luis Saucedo, se concluyó que distribuía la droga y se investiga si hasta gestionó un préstamo personal para la compra de un cargamento que terminó secuestrado por la Gendarmería.
Por su parte, el excomisario Alvarenga “brindaba protección a los narcotraficantes, información y acción directa frente a un procedimiento de otra fuerza, invocando jurisdicción local”, remarcó el juez sobre el detenido que guardaba dos panes de marihuana en su seccional. 
Sobre los demás miembros, Torres indicó que “estarían abocados a la manipulación directa de la droga, su transporte, al monitoreo de rutas, caminos alternativos y a coordinar la entrega”, dijo el juez.

Cronología

-Los procedimientos se iniciaron por orden del Juzgado Criminal y Correccional Federal Nº 12 de Sergio Gabriel Torres. Se lo denominó “Operativo Sapucay”.
-La megacausa se inició en 2013 durante un allanamiento por venta de droga al menudeo en la Villa Zabaleta, del barrio porteño de Barracas.
-El secuestro de celulares permitió escuchar conversaciones y leer mensajes de textos que derivaron en otros procedimientos y seguimiento de sospechosos.
-La investigación estableció que la marihuana llegaba desde Paraguay, se acopiaba en Corrientes, particularmente  en Itatí y en zonas rurales cercanas. La droga se enviaba luego a Rosario, Capital Federal y otras ciudades del Gran Buenos Aires.
-El martes 14 de marzo de 2017, el juez Torres dispuso múltiples allanamientos que movilizó a más de 600 efectivos entre la Gendarmería, la Prefectura Naval y la Policía de Corrientes. Se secuestraron vehículos y documentaciones.
-En Itatí se realizaron 32 allanamientos de los 47 en total. Las diligencias judiciales se cumplieron además en Buenos Aires, Chaco y Córdoba.
-También se allanó una celda de la Unidad Penitenciaria Federal Nº 7 (U-7) de Resistencia. Un capo narco que está alojado allí aparece en las escuchas telefónicas y desde su lugar dirigía algunas de las operaciones.
-En la capital correntina se allanó una agencia de venta de automóviles. 
-El magistrado dispuso la detención de 34 personas y hasta ese momento  15 quedaron presos y con el correr de los meses fueron capturados otros implicados.
-Entre los detenidos se halla el exintendente de Itatí Natividad Terán, el viceintendente Fabio Aquino y el comisario Diego Osvaldo Ocampo Alvarenga. 
-También están presos otros agentes de la Policía de Corrientes, de la Policía Federal, la Gendarmería y de la Prefectura Naval.