23/05/2019

La Casa de Corrientes en la Capital Federal continúa con las gestiones iniciadas con embajadores

Tras la visita de más de una veintena de diplomáticos la semana pasada, invitados por el Gobierno en coincidencia con el inicio del carnaval, ahora comienzan a organizar agendas con delegaciones extranjeras interesadas en concretar inversiones y afianzar negocios. 


Ubicada en el corazón del microcentro porteño, la Casa de Corrientes en Buenos Aires oficia por estos días como un “consulado” de la provincia en la capital del país. La institución, que funciona como un ente descentralizado bajo la órbita de la Secretaría General de la Gobernación de la Provincia, cuenta con una delegación de funcionarios que atienden desde allí las necesidades de miles de correntinos que se radican en esa ciudad. Pero también se ocupa de atender inquietudes de potenciales inversores, difunde con actividades especiales la cultura correntina, potencia a la provincia como destino turístico en una vidriera estratégica y además cumple la tarea de articular con técnicos y funcionarios algunas gestiones que se inician desde el Poder Ejecutivo provincial, pero que luego requiere de una continuidad en esa ciudad.
“Somos como el brazo ejecutor del Gobierno y de los ministros para el desarrollo y el seguimiento de temas de la agenda que define el gobernador”, describió Raúl Benítez, delegado en la Casa de Corrientes, en diálogo con La República. “Cuando llegan a hacer gestiones en Buenos Aires, el gabinete se asienta en la Casa de la Provincia, desde allí se avanzan múltiples gestiones que luego requieren de una continuidad”, explicó.
El organismo trabaja en distintas áreas. Una de sus funciones principales es la de atender las necesidades de los correntinos que viajan a Buenos Aires y también de quienes viven allí. “Se brinda asistencia en temas sanitarios o médicos, pero también hay una fuerte promoción de la cultura correntina, de temas de turismo, de producción o energía”, enumeró Benítez.
Según estimó el delegado, en Buenos Aires “viven un millón de personas que son de Corrientes o descendientes de correntinos. Es una población muy grande, que mantiene una fuerte identidad y que se vincula con la provincia a través de la Casa”.
La masividad de esa identificación suele ser aún más notorias en casos de desastres como inundaciones, cuando esas familias correntinas se vuelcan en acciones solidarias multitudinarias. Las actividades culturales como la promoción de los carnavales o de la Fiesta del Chamamé también suele convocar a multitudes.
“Los correntinos somos muy apegados a nuestras costumbres y a nuestra tierra, por eso la Casa de Corrientes es como el espacio de los correntinos en la gran ciudad”, describió.
Pero, en otro plano, el organismo “funciona también como enlace entre el Gobierno de la Provincia y los intereses u oportunidades que son de interés para Corrientes”.
Por eso, tras la visita de embajadores de 26 países a la provincia durante el fin de semana pasado, el seguimiento de las gestiones de cooperación, vinculación e incluso inversiones se articula desde ahora desde esa institución. “Algunos de los convenios que ya están en marcha es la compra de yerba mate y té para países de Medio Oriente, entre ellos Kuwait”, precisó Benítez.
Fruto de esas vinculaciones también fue la adquisición del frigorífico Tomás Arias por parte de capitales chinos, que ahora también “se interesan en potenciales inversiones en forestación y foresto industria”, apuntó. La posible conformación de consorcios de exportación de arroz es otra oportunidad que parece avanzar con resultado satisfactorio tras la “cumbre” de embajadores de la semana pasada.
“El Ministerio de Relaciones Exteriores (de la Nación) tiene un programa que se llama Cancillería Federal. En ese marco representamos a la provincia en los temas de interés para Corrientes. También en cuestiones de límites y fronteras, se analizan proyectos en común con otros países”, comentó Benítez.
“El gobernador Valdés se propone reconvertir la casa de Corrientes con un fuerte perfil orientado a prestar una buena atención técnica a los interesados en invertir en Corrientes. El objetivo a futuro es contar con una agencia de inversiones instalada dentro de la Casa de Corrientes, como tiene Mendoza. En principio, contamos con todo el material de promoción de inversiones de la provincia en distintos idiomas: inglés y portugués además de español”, apuntó.

Vidriera y espacio para la hermandad

Eventos de proyección internacional como la Feria del Turismo, que cada año se realiza en el predio de la Rural de Palermo, o centros culturales como el Teatro Colón o el Centro Cultural Kirchner en Buenos Aires, suelen ser marcos para exhibir ante los ojos del mundo la identidad y el potencial de la provincia. 


Desde la Casa de Corrientes también se ocupan de fortalecer los vínculos que se establecen en eventos masivos como la FIT. Y entre los proyectos que se trabajan a partir del acuerdo de cooperación firmados entre la Provincia y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, es el de instalar un centro de promoción del Iberá dentro del futuro Ecoparque porteño. “La construcción será dentro del antiguo zoológico en Palermo. Las obras no demorarán más de dos o tres años. Allí funcionará el centro de interpretación del Iberá, con una sala de exhibición en 360 grados para recrear la flora y fauna de este ecosistema en el corazón de Buenos Aires, donde pasarán miles de personas cada día”, subrayó Benítez.
Por otra parte, el delegado destacó el rol de la Casa en la vida cotidiana del correntino en Buenos Aires. “En eventos como la Noche de las Provincias, que, para Corrientes es en el mes de noviembre, son los correntinos quienes más participan de las propuestas. Con el chamamé en el corazón, vienen de todas las ciudades, distintos partidos de Buenos Aires y de todas las edades. La hermandad es muy fuerte”, aseguró.
En materia de asistencia, Benítez comentó que se atienden entre 300 y 500 pacientes por año, derivados desde distintas ciudades correntinas para recibir atención médica en centros especializados de Buenos Aires. Es el personal de la Casa el que se ocupa de recibir a los familiares que viajan a acompañar a pacientes allí, “a veces no tienen dónde alojarse, no conocen la ciudad y no cuentan con recursos económicos suficientes. El Ministerio de Salud hace las derivaciones y nosotros los acompañamos aquí”, comentó al final.