25/03/2019

La vida durante el holoceno en el Iberá


Con la inclusión de grupos y especialistas de otras universidades e institutos científicos, avanza una investigación arqueológica de la UNNE y el Conicet en la zona del Iberá, que tiene como objetivo establecer las características ambientales de este sitio en el pasado y conocer más sobre los grupos que poblaron la provincia de Corrientes en tiempos prehistóricos.
“El sitio Isla El Disparito Laguna Trin, una ventana a la vida durante el holoceno en el macrosistema Iberá: estudio exploratorio interdisciplinario” es un proyecto realizado por investigadores del Centro de Ecología Aplicada del Litoral (Cecoal) y de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura de la UNNE.
La isla El Disparito se encuentra ubicada en la laguna Trin (Concepción, Corrientes) dentro del macrosistema Iberá, y allí se ha detectado un sitio donde afloran sedimentos holocénicos portadores de restos arqueológicos, consistentes en enterratorios de diversos poblamientos aborígenes. Junto a estos, se ha registrado el hallazgo de restos de moluscos (bivalvos y gastrópodos), huesos de vertebrados, restos vegetales, cerámicas y rocas de diversos orígenes.
Los restos están asociados con asentamientos humanos (tanto de grupos guaraníes como no guaraníes), cuya antigüedad ronda los 1.000 años antes del presente. Poco se conocía en relación a este sitio, por lo cual en 2015 se puso en marcha un proyecto científico para profundizar los conocimientos sobre este ambiente.
Así, los objetivos del estudio son establecer características ambientales de este sitio en el pasado, y determinar así cambios registrados con el paso del tiempo, pues allí afloran sedimentos de hasta 11.000 años correspondiente al periodo del Holoceno, que abarca desde el final del Pleistoceno (hace aproximadamente 11.500 años) hasta la actualidad. Además las tareas desarrolladas incrementarán el conocimiento sobre los grupos que poblaron la provincia de Corrientes en tiempos prehistóricos, sus hábitos de vida y su contexto ambiental.

Equipo de trabajo

El equipo de investigación es dirigido por Oscar Florencio Gallego, docente de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura de la UNNE e investigador del Cecoal y codirigido por Lionel Fernández Pacella.
Los investigadores indicaron que en el marco del estudio se logró avanzar con complejas tareas de campo, donde se extrajeron distintos tipos de muestras que están en proceso de análisis. Explicaron que en la isla estudiada los restos se encuentran principalmente en la parte sumergida de la playa y, en consecuencia, están sometidos periódicamente a las variaciones estacionales del clima y a la acción del oleaje, que produce el deterioro y destrucción de los materiales. 
Destacaron que el proyecto de investigación sumó el aporte de investigadores de otros centros de investigación y universidades, cuyos aportes serán claves para alcanzar los objetivos propuestos.
En esa línea, María Carolina Barboza, arqueóloga e investigadora del Conicet y de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), realizó trabajos arqueológicos de laboratorio en el Cecoal. 
Barboza desarrolla hace más de diez años trabajos arqueológicos en la ribera del río Paraná al sur de la ciudad de Goya dirigiendo los proyectos “Estudios arqueológicos en el sector oeste de la provincia de Corrientes” (Instituto de Cultura de la Provincia de Corrientes) y “Estudio sobre las construcciones sociales del paisaje en la llanura aluvial del Paraná medio (departamentos Goya y Esquina, provincia de Corrientes)”.
Su visita formó parte de una intensa agenda de trabajo que desarrolla junto al equipo dirigido por Oscar Gallego, y las tareas desarrolladas se relacionaron al análisis de restos óseos de animales, cerámicas y líticos hallados en ese yacimiento arqueológico de Corrientes en el que se vienen desarrollando intensos estudios.
En el marco de estas tareas analizó materiales junto al técnico guardaparque Pedro Cuaranta (Departamento de Biología), quien realizó la preparación y análisis preliminar de restos de animales y vegetales.
Las investigaciones conjuntas entre estos equipos se habían iniciado ya en 2015. No obstante de manera práctica fue recién a mediados de agosto de 2017 cuando un equipo integrado por investigadores y técnicos de la UNR realizaron trabajos arqueológicos de campo y exploratorios en localidades cercanas a las ciudades de Mercedes y Curuzú Cuatiá. 
Así también, realizaron la revisión de material arqueológico depositado en el Centro de Interpretación del Iberá, situado en la localidad de Concepción del Yaguareté Corá, y en el Centro de Investigaciones del Macrosistema Iberá (CIMI), de la misma localidad.