10/12/2018

Gimnasia y Central definen la Copa Argentina en Mendoza

El partido se disputará en el Malvinas Argentinas, desde las 21, con un Lobo platense buscando quebrar una sequía de títulos de 25 años, y un Canalla que perdió cuatro veces en esta definición.


Gimnasia y Esgrima La Plata y Rosario Central disputarán hoy la final de la Copa Argentina, en Mendoza y a los pies del Cerro de la Gloria, trofeo tan ansiado por ambos equipos desde hace más de veinte años.
El torneo más federal en el ámbito local, otorga un trofeo que ambos quieren llevar para sus vitrinas y que además otorgará como premio adicional la clasificación a la Copa Libertadores. Se enfrentarán desde las 21.10 en el estadio Malvinas Argentinas, con el arbitraje de Patricio Loustau.
Para Rosario Central, será su cuarta chance de alcanzar este título. Se le negó en 2014 (perdió por penales 5-4 con Huracán, en el Bicentenario de San Juan, tras igualar sin goles en el tiempo reglamentario), 2015 (caída 2-0 ante Boca en un arbitraje muy cuestionado de Diego Ceballos, en el estadio Mario Kempes) y 2016 (traspié 4-3 con River, nuevamente en Córdoba). Quiere sumar un nuevo trofeo luego de 23 años, tras la Copa Conmebol en 1995, cuando remontó una derrota 4-0 y se impuso a Atlético Mineiro en una emocionante definición por penales.
Edgardo Bauza tendrá la posibilidad de quedar en la historia del club como el primero en coronarse como jugador (integró los planteles campeones en el torneo Nacional de 1980 y de Primera División en 1986/87) y entrenador.
Gimnasia apunta con todo a obtener este trofeo, porque su único festejo en el profesionalismo lo alcanzó con la Copa Centenario en 1993 (la definió ante River a comienzos de 1994), más otro título en el amateurismo en 1929. Además, buscará quebrar el karma de haberse quedado cinco veces en la puerta de la celebración, con los subcampeonatos en los torneos Clausura 1995 (a 1 punto de San Lorenzo), Clausura 1996 (a 1 unidad de Vélez), Apertura 1998 (a 9 puntos de Boca), Clausura 2002 (a 6 unidades de River) y Apertura 2005 (a 3 puntos de Boca).
Pedro Troglio fue protagonista en los últimos tres subcampeonatos. Integró los planteles en 1998 y 2002, y fue su entrenador en 2005.
El conjunto platense llega entonado por haber eliminado al bicampeón River en la semifinal y a Boca, el ganador de las dos ediciones de la Superliga, en octavos. Además, dejó en el camino a Sportivo Belgrano de San Francisco, Olimpo de Bahía Blanca y Central Córdoba de Santiago del Estero.
Los rosarinos superaron al clásico rival, Newell’s, en cuartos en un duelo a puertas cerradas en la cancha de Arsenal. Previamente le ganaron a Juventud Antoniana de Salta y mediante la definición por penales sucesivamente a Talleres de Córdoba, Almagro y Temperley.
Habrá dos variantes en Gimnasia con respecto al equipo que venció a River. Ambos en la línea defensiva: Manuel Guanini en la zaga central por Maximiliano Coronel (desgarro en el aductor derecho) y Lucas Licht como carrilero por izquierda por Ezequiel Bonifacio (expulsado).
En Rosario está confirmada la presencia de Leonardo Gil. El volante sufrió una contractura en el recto de la pierna izquierda en el partido con San Martín de San Juan pero respondió a las exigencias físicas en el último entrenamiento.
Se enfrentaron por última vez el 23 de septiembre, por la 6ª fecha de la Superliga. Igualaron 1-1 en el estadio Juan Zerrillo, con los goles de Leonardo Gil de tiro libre y el uruguayo Santiago Silva de penal.

Reclamo de la Superliga

La Superliga Argentina de Fútbol (SAF) le envió un duro comunicado a la Conmebol, acusándola de no respetar los calendarios preestablecidos para este año y cambiándolos en forma inconsulta, con el consecuente perjuicio para la competencia local, los clubes, los futbolistas y los espónsores.
La SAF puntualizó en un extenso comunicado que los “permanentes cambios de fechas decididos por la Conmebol le provocaron un inmenso daño a la competencia interna de la Argentina, porque la elaboración del calendario se realizó justamente teniendo en cuenta la participación de los representantes locales en los torneos internacionales”.
El reclamo de la SAF apunta directamente a los “cambios” en las finales de la Copa Libertadores .
“Toda esta desprolijidad en el tratamiento de fechas en un lapso de 45 días provocó una invasión permanente en el calendario local, obligando a reprogramar cinco jornadas que estaban organizadas desde hacía tiempo, y cuyos efectos nocivos afectaron a los espónsores, a la planificación de los clubes, a las programaciones y actividades proyectadas por los profesionales de las instituciones, los entrenadores, los jugadores, los simpatizantes y, fundamentalmente los organismos de seguridad”, concluye el reclamo de SAF a Conmebol.